Occidente sigue afirmando que el referendo, mediante el que se decretó la unión de la península a Rusia, es ilegal

 16 marzo, 2015

Sebastopol

Con fuegos artificiales y conciertos, Crimea inició este lunes las celebraciones del primer aniversario de su incorporación a Rusia, tras un referendo que Occidente sigue considerando ilegal.

En toda la península, ubicada en el Mar Negro, la bandera roja, blanca y azul de Rusia adornaba las calles y en el puerto de Sebastopol una columna de coches recorrió las principales avenidas para conmemorar las elecciones que determinaron la anexión a Moscú.

El 16 de marzo de 2014, bajo la mirada de soldados de fuerzas especiales sin insignias de ningún ejército, la población de la península de mayoría rusa votó en las urnas reintegrarse a Moscú. Dos semanas antes los agentes sin identificar habían tomado el Parlamento de la península y varios lugares claves de la región.

Las autoridades de Crimea afirman que 97% votaron por el "Sí", pero el referendo, que se desarrolló sin la presencia de observadores independientes, fue considerado como "ilegal" por Ucrania y los gobiernos occidentales.

La Unión Europea reafirmó el lunes su condena a "la anexión ilegal" de la península y dijo que le inquieta la "creciente militarización" de este territorio.

Tras el referendo, comenzó un levantamiento de los separatistas en el este de Ucrania, que derivó en una conflicto armado que se extiende desde abril y que ha provocado cerca de 6.000 muertos. Aunque Rusia niega estar apoyando a los rebeldes prorrusos, Occidente y Ucrania afirman que estos han recibido tropas y armas desde Rusia.

Pese a las sanciones económicas impuestas por Occidente, Vladimir Putin firmó dos días después el decreto que anexionó Crimea a Rusia.

Durante el día estaba prevista la puesta en escena de una obra de teatro que representa la reunificación en la principal plaza de Simferopol, donde también se presentarán cantantes de pop rusos y un coro.

Para muchos rusos, la anexión de Crimea es un acto de justicia histórica después de que el líder soviético Nikita Jrushchov le entregara la península a Ucrania en 1954, cuando ambos países formaban parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Etiquetado como: