29 agosto, 2016
El incendio dejó daños materiales considerables.
El incendio dejó daños materiales considerables.

Bruselas

Cinco personas fueron detenidas este lunes tras el incendio provocado durante la madrugada en un centro científico de la justicia belga, situado en Bruselas. Según la fiscalía el objetivo del hecho era destruir pruebas.

El incendio no dejó heridos pero provocó daños importantes. "La hipótesis de un acto terrorista no está confirmada", indicó la fiscalía.

Los sospechosos fueron detenidos cerca del Instituto Nacional de Criminalística y Criminología (INCC), donde se produjo el incendio, y "están siendo interrogados para determinar su implicación".

"Parece claro que varios de los individuos tenían interés en hacer desaparecer pruebas en su contra en sus casos judiciales", dijo la fiscalía.

El INCC, situado en el norte de la ciudad, es una institución científica que lleva a cabo análisis judiciales.

"El lugar no fue elegido por azar (...) Se trata de una institución importante que asiste a la justicia y posee información sensible relacionada con varias investigaciones en curso", agregó la fiscalía.

El incendio, que se declaró cerca de las 2 a. m. (hora local) y provocó varias explosiones, según testigos.

"El origen de las explosiones todavía no ha podido ser determinado", informó la fiscalía, que abrió una investigación por "incendio voluntario y daños por explosión".

El vocero de los bomberos, Pierre Meys, manifestó que los daños son importantes y habló de una explosión "muy violenta". "Varias ventanas del laboratorio estallaron y volaron varias decenas de metros", explicó.

Según una mujer que no quiso dar su nombre, la explosión "hizo temblar" su casa. "Pensamos en varias posibilidades porque estamos cerca de una zona industrial", explicó.

La Policía añadió que "varios autores forzaron la entrada al recinto del INCC con su vehículo" y alcanzaron el edificio donde están los laboratorios.

Las autoridades negaron; sin embargo, que los coches se abalanzaran contra la puerta, como habían indicado algunos medios belgas.

Bélgica está en estado de alerta desde los atentados del 22 de marzo, que dejaron 32 muertos en el aeropuerto internacional de Bruselas y en la estación de metro de Maelbeek.

El grupo Estado Islámico (EI) reivindicó esos atentados, así como un ataque con machete contra dos agentes de policía el pasado 6 de agosto.

Las autoridades se toman muy en serio cualquier alerta que se lance.

En agosto, dos vuelos internacionales aterrizaron en el aeropuerto de Bruselas después de que se diera la voz de alarma por bomba, unas alertas que resultaron ser falsas.

La célula yihadista, responsable de los ataques de Bruselas, también estaba implicada en los atentados de noviembre en París, en los que murieron 130 personas.

Desde entonces las autoridades han detenido a varias personas relacionadas con los ataques de Bruselas y París, entre ellas a Salah Abdeslam, el único superviviente de la célula de París que fue extraditada a Francia.