Sin embargo, las autoridades todavía no cierran la investigación

 21 agosto

Subirats, España

El marroquí Younes Abouyaaqoub, señalado como el autor del atentado de Barcelona, fue abatido este lunes, anunciaron las autoridades catalanas, quienes dieron por desarticulada la célula responsable del doble ataque que dejó 15 muertos y más de 120 heridos en España.

"Poco antes de las 5 de esta tarde, los Mossos d'Escuadra han abatido a Younes Abouyaaqoub, el conductor de la furgoneta y autor material del atentado que el jueves pasado causó la muerte a 14 personas", anunció en rueda de prensa el presidente de Cataluña, Carles Puigdemont.

Con su fallecimiento, "los 12 objetivos iniciales en relación a los atentados están muertos o detenidos", se congratuló la Policía catalana en Twitter.

Por otro lado, el cuerpo policial confirmó que el imán marroquí Abdelbaki Es Satty, figura clave de la célula pues habría adoctrinado al resto de integrantes, murió la noche del miércoles en la deflagración de una vivienda donde el grupo preparaba atentados de mayor envergadura.

Objeto de una intensa búsqueda desde el jueves, Abouyaaqoub, de 22 años, murió la tarde del lunes a unos 50 km al oeste de la capital catalana, en una zona de viñedos escasamente poblada, donde fue visto por dos policías que pasaban por una estación de tren.

El jefe de la Policía catalana (Mossos d'Esquadra), Joseph Lluís Trapero, contó que el sujeto gritó “¡Alá Akbar!” y mostró lo que parecía ser un cinturón lleno de explosivos, antes de ser eliminado.

Esos materiales resultaron ser falsos, pero la Policía vio que Abouyaaquob tenía una mochila llena de cuchillos y los estaba examinando, añadió.

La Policía usó un robot para examinar el cinturón antes de confirmar que Abouyaaqoub había expirado.

Según Trapero, los oficiales fueron alertados primero por alguien que llamó por teléfono y comunicó que veía a alguien sospechoso cerca de la estación de trenes en un poblado al oeste de Barcelona, y luego por una mujer que manifestó estar segura de que se trataba del marroquí.

Los agentes, indicó Trapero, alcanzaron a Abouyaaqoub escondido en un viñedo, y le pidieron identificación, y fue ahí donde exhibió su cinturón.

La Policía desplegó un helicóptero para verificar si otras personas vinculadas con el sospechoso se encontraba por el lugar, pero Trapero aclaró que "es bastante factible que estuviese solo por esa zona".

Atropello y escape

Luego de conducir a toda velocidad la camioneta por la avenida de Las Ramblas en Barcelona en plena tarde del jueves, atropellando indiscriminadamente transeúntes, Abouyaaqoub abandonó el vehículo y recorrió unos seis kilómetros hacia el sur de Barcelona.

Allí acuchilló a un español de 34 años que estacionaba su automóvil y emprendió la huida saltándose un control policial, explicó Trapero.

Aseveró que las autoridades tenían "evidencia científica" la cual demuestra que el hombre condujo la furgoneta en Las Ramblas y que también fue quien mató a Pérez, el jueves por la noche

Además del ataque en Barcelona, que dejó 14 muertos y 120 heridos, la célula realizó otro en Cambrils, una localidad costera a 120 kilómetros al sur, donde murió una mujer y fueron heridas seis personas más.

De los 12 integrantes, cuatro fueron detenidos, cinco abatidos por la policía en Cambrils, dos fallecieron en la deflagración el miércoles en la vivienda de Alcanar (200 kilómetros al sur de Barcelona ), y el último del grupo, Abouyaaqoub, fue muerto este lunes.

Los cuatro arrestados deben ser presentados el martes en Madrid ante un juez de la Audiencia Nacional, alto tribunal especializado en casos de terrorismo.

La mayoría de los miembros de la célula vivía n en Ripoll, un pueblo en la falda de los Pirineros 100 km al norte de Barcelona, donde la madrugada del lunes se produjeron nuevos registros.

Abdelbaki Es Satty era imán en esta localidad. El religioso estuvo encarcelado en España entre el 2010 y el 2014 por tráfico de drogas, según las autoridades catalanas.

Luego residió en Machelen, en la periferia de Bruselas, "entre enero y marzo de 2016", según el alcalde de la localidad vecina de Vilvorde, Hans Bonte.

Entretanto, en Las Ramblas, varios centenares de musulmanes se manifestaron el lunes en la tarde en rechazo al terrorismo. "Somos musulmanes, no terroristas", leía una de sus pancartas.

A su vez, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, hizo un llamamiento a la unidad, en un contexto de división entre Madrid y Barcelona por las ansias separatistas del Ejecutivo catalán, que quiere organizar un referendo sobre la independencia el 1.° de octubre.

"Si queremos ser verdaderamente eficaces contra el terrorismo, debemos estar unidos", escribió Rajoy en una tribuna publicada en varios diarios españoles, antes de que se reunieran todos los partidos políticos en Madrid para mostrar una condena unánime al terrorismo.

A cuatro días de los ataques, las 15 víctimas mortales, siete mujeres y ocho hombres, fueron ya plenamente identificadas: cinco españoles, entre ellos un niño de tres años, una hispano-argentina, tres italianos, dos portuguesas, una belga, un estadounidense, un canadiense y un niño australo-británico de siete años.

Siguen hospitalizadas 48 personas, de las cuales 8 están en situación crítica y 12 graves, según el último balance de Protección Civil en Cataluña.