30 diciembre, 2015

Moscú

El Ministerio de Defensa ruso dice haber matado a varios líderes del grupo extremista Estado Islámico en las inmediaciones de su bastión en Siria, Raqqa.

Un bombardero ruso Sukhoi Su-24 aterriza en la base militar rusa de Hmeimin, en la provincia de Latakia, en el noreste de Siria.
Un bombardero ruso Sukhoi Su-24 aterriza en la base militar rusa de Hmeimin, en la provincia de Latakia, en el noreste de Siria.

Moscú explicó el miércoles que la semana pasada recibió un chivatazo de la oposición siria sobre una próxima reunión de líderes de la milicia radical fuera de la ciudad, y vigiló la zona durante dos días antes de que un bombardero Su-34 atacase el lugar del encuentro. La fecha de laoperación no fue desvelada.

Rusia es un firme aliado del presidente Bashar Assad, y ha sido acusada de utilizar su operación aérea en Siria — que comenzó el pasado septiembre — para apuntalar al mandatario en el poder.

El Ministerio de Defensa dijo estar colaborando con "representantes de las fuerzas patrióticas de la oposición" no identificados, que han estado proporcionando a Moscú posibles objetivos en Siria.