26 octubre, 2015
El rey Felipe VI durante la firma del decreto de disolución de las Cortes y convocatoria de elecciones generales para el 20 de diciembre.
El rey Felipe VI durante la firma del decreto de disolución de las Cortes y convocatoria de elecciones generales para el 20 de diciembre.

Madrid

El presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, convocó el lunes elecciones legislativas para el 20 de diciembre con un escenario político abierto, en el que ningún partido obtendría mayoría, por lo que serían necesarios pactos de gobierno.

El Consejo de Ministros aprobó el decreto de convocatoria de esos comicios, que darán paso a la XI legislatura desde la recuperación de la democracia y en la que las encuestas dan ventaja al partido de Rajoy (PP, centroderecha) , pero sin mayoría absoluta, lo que obligará a pactos para la formación de un nuevo gobierno.

Mariano Rajoy se presenta a la reelección con una defensa de las reformas que ha llevado a cabo en estos cuatro años y la mejora de los datos económicos, mientras que la oposición critica los recortes en políticas sociales, a la vez que recuerda los escándalos de corrupción que han afectado al PP.

Nuevos actores políticos. Las próximas elecciones se celebrarán con la novedad de la incorporación de nuevos partidos a la esfera política nacional, Ciudadanos (liberales centristas), que ya estaba presente en Cataluña, y Podemos (izquierda), que surgió tras los movimientos ciudadanos del 2011 que protestaban por las consecuencias sociales y económicas de la crisis y la corrupción.

Ambos partidos se presentan como alternativa a "la vieja política" , que en su opinión representan el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista (PSOE) , que han gobernado España alternativamente desde hace más de tres décadas.

Diferentes encuestas dan ganador de los comicios por escasa distancia al PP, por delante del PSOE, lo que abre opciones para que tengan un importante papel Ciudadanos, que disputa el voto de centro al PP y que esos estudios presentan en tercer lugar muy cerca de los socialistas.

Como cuarto partido en liza se presenta Podemos, que según los sondeos ha perdido fuelle en los últimos meses, después de un espectacular crecimiento tras su fundación en el 2014.

Ante la prensa, Rajoy mostró el lunes su "orgullo" por la gestión de cuatro años que, a su juicio, ha permitido "sobreponerse en tiempo récord a una situación delicadísima" , en alusión a los indicadores económicos que encontró en el 2011.

Dijo que en los dos primeros años de mandato logró cambiar el rumbo de la economía, mientras que en los dos siguientes se ha conseguido "avanzar en empleo, crecimiento y confianza".

El jefe de Gobierno español, Mariano Rajoy, durante una conferencia de prensa el lunes sobre el inicio de la campaña electoral.
El jefe de Gobierno español, Mariano Rajoy, durante una conferencia de prensa el lunes sobre el inicio de la campaña electoral.

Sin embargo, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, tachó el lunes al presidente del Gobierno de "fraude" y consideró que llega a las elecciones generales "agotado, sin proyecto político para España, incapaz de regenerarse y de responder con contundencia a los casos de corrupción que le afectan" .

Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, celebró que "por fin" concluya esta legislatura marcada, en su opinión, por la corrupción y el aumento de la desigualdad.

Con esta convocatoria, se pone fin a la legislatura más larga desde la recuperación de la democracia en 1977, ya que los anteriores comicios se celebraron el 20 de noviembre del 2011, con lo que se cumplirán cuatro años y un mes entre una convocatoria y otra.

Los 350 diputados elegidos constituirán el nuevo Parlamento el 13 de enero del 2016, según recoge el decreto de convocatoria de los comicios aprobado el lunes por el Ejecutivo.

Después, el rey abrirá una ronda de consultas entre los líderes parlamentarios y propondrá un candidato a presidente que debe votar el Congreso de los Diputados.

Entre los principales retos a los que se enfrentarán los políticos en la nueva legislatura estará la mejora de la economía y resolver la relación de Cataluña con el resto de España ante el desafío independentista que tiene planteado el actual parlamento catalán, surgido de las elecciones del 24 de sptiembre.