16 marzo, 2015
Una fuente europea con acceso a las negociaciones indicó este viernes que los acreedores de Grecia podrían plantearse el reemplazo del actual programa de reformas griego
Una fuente europea con acceso a las negociaciones indicó este viernes que los acreedores de Grecia podrían plantearse el reemplazo del actual programa de reformas griego

Atenas

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, está convencido de que de aquí al final de la semana se encontrará con los socios europeos una solución a la financiación a corto plazo del país, en declaraciones al diario To Ethnos.

Tsipras, interrogado sobre el riesgo de asfixia financiera de Grecia, que afronta importantes vencimientos de deuda, estimó que "la cuestión quedará resuelta a nivel político de aquí al final de la semana, de aquí a la cumbre europea de jefes de Estado y de gobierno de la UE y, si es necesario, durante esa cumbre", el jueves y el viernes en Bruselas.

Grecia quiere más manga ancha por parte del Banco Central Europeo, que le ha puesto un tope a sus emisiones de letras del Tesoro a corto plazo.

El gobierno de Tsipras espera también un desembolso rápido, al menos parcial, del último tramo de ayuda de 7.200 millones de euros, tras la prolongación del programa de asistencia financiera decidida el 20 de febrero.

Grecia debe reembolsar este lunes 560 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI) después de dos primeros tramos de un total de 634 millones, que ya pagó desde comienzos de mes a la institución con sede en Washington.

En la entrevista con To Ethnos, Tsipras lamentó que haya "fuerzas que preferirían el enfrentamiento, para permitir que continúe la austeridad y que, por esa razón, bloquean la aplicación del acuerdo del 20 de febrero".

Sin embargo, aseveró, que no pesa ninguna amenaza sobre las pensiones y los salarios, y el gobierno dominado por la izquierda radical Syriza va a aplicar su programa a lo largo de cuatro años.

Tsipras recordó que los cuatro primeros proyectos de ley en elaboración conciernen la lucha contra la pobreza, la incitación al pago de impuestos atrasados, el restablecimiento de la televisión pública ERT, y la reforma judicial, que incluye la supresión de las cárceles de alta seguridad.

El viernes, el ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, declaró que el gobierno está dispuesto a postergar la aplicación de algunas promesas electorales para infundir confianza a sus socios europeos.