3 agosto
Giovanni Obermaier refrescaba el jueves 3 de agosto del 2017 a su perra Diana en pleno centro de Roma. La ola de calor que afecta a Italia alcanza hasta 40° Celsius.
Giovanni Obermaier refrescaba el jueves 3 de agosto del 2017 a su perra Diana en pleno centro de Roma. La ola de calor que afecta a Italia alcanza hasta 40° Celsius.

Roma

Una inusitada y asfixiante ola de calor azota a Italia, con temperaturas récord que superan los 40 grados centígrados, por lo que fue decretada la alerta máxima en 26 ciudades, entre ellas Roma, Milán y Venecia.

La llegada del anticiclón Lucifer, como fue bautizado, ha provocado incendios forestales y cobró la vida este jueves de una anciana.

La mujer, de 79 años, fue hallada muerta en un campo junto a su casa en Sant'Omero, en la región central de Abruzos, al parecer víctima del calor provocado por el incendio de dos hectáreas de tierras vecinas.

Una parte de la autopista Via Aurelia fue cerrada por varias horas debido a una deflagración importante cerca de Grosseto, en Toscana (centro).

El tradicional paisaje italiano, con colinas cubiertas por el grano de color oro típico del verano, este año desapareció dejando terrenos del color de un pan muy tostado.

En total, 26 ciudades han decretado la alerta máxima, según informó el Ministerio de Salud.

En la localidad Capo San Lorenzo, en la isla de Cerdeña, la temperatura percibida, un índice que calcula también humedad y viento, fue de 63 grados a las 3 p. m. , un récord, con respecto a los 41 grados reales, según indicó la Aeronáutica Militar.

En los hospitales aumentó de un 15 por ciento en los últimos días las admisiones a emergencias y se teme por la salud de las personas enfermas, los niños y ancianos.

Esta joven aprovechaba un nebulizador en un bar en el barrio Navigli, Milán, para neutralizar el calor que agobia a la ciudad.
Esta joven aprovechaba un nebulizador en un bar en el barrio Navigli, Milán, para neutralizar el calor que agobia a la ciudad.

La alta humedad en el norte de la península y los vientos calientes provenientes de África en el sur hacen que la sensación térmica sea mayor para buena parte de los italianos que suelen ir a la playa para las vacaciones de agosto.

A la ola de calor se suma una prolongada sequía, que ha producido graves pérdidas en el sector agrícola, con 11 regiones que enfrentan escasez de agua.

Se calcula que la producción de aceite de olivo descenderá del 50% y la falta de agua ha reducido también la producción de leche de oveja de un 30%, lo que afecta la fabricación de uno de los quesos más populares de Italia, el Pecorino.

Etiquetado como: