6 julio, 2015

Atenas

Alemania rechazó este lunes las demandas de Grecia de negociar otro paquete de ayuda financiera para evitar su salida de la eurozona tras el masivo "no" de los griegos a la austeridad que exigen los acreedores.

El sacrifico del ministro griego de Finanzas Yanis Varoufakis, que el lunes dimitió para facilitar las negociaciones con los acreedores internacionales, no parece haber cambiado nada.

La canciller alemana, Ángela Merkel, conversa con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, al comienzo de una reunión celebrada en la segunda y última jornada de la Cumbre del G7, en el Castillo de Elmau.
La canciller alemana, Ángela Merkel, conversa con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, al comienzo de una reunión celebrada en la segunda y última jornada de la Cumbre del G7, en el Castillo de Elmau.

Para Berlín, "no se trata de personas, sino de posiciones", dijo Steffen Seibert, portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel.

"Depende de Grecia" si quiere seguir en la eurozona, dijo. "Esperamos ver las propuestas del gobierno griego a sus socios europeos", agregó.

Una fuente gubernamental griega dijo que el primer ministro Alexis Tsipras, y la canciller alemana habían "acordado" en una conversación telefónica este lunes que Atenas presentará sus propuestas en la cumbre de mandatarios que ha sido convocada de urgencia para este martes en Bruselas.

La dureza de las declaraciones de Berlín contrastan con el tono conciliador de Francia, Italia y España.

El jefe del gobierno italiano Matteo Renzi dijo en su cuenta de Facebook que Europa "necesita hablar no solo de austeridad y equilibrio presupuestario sino de crecimiento, infraestructuras", mientras España está abierta a nuevas negociaciones sobre un nuevo plan de ayuda a Grecia.

Aunque el pasado martes Grecia no logró reembolsar un préstamo de 1.500 millones al FMI, apartándole de nueva asistencia financiera, la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, aseguró que la institución "monitorea la situación" y está "dispuesta a ayudar a Grecia si se lo pide".

La canciller alemana se reúne este lunes por la noche en París con el presidente francés François Hollande para analizar las consecuencias del referéndum griego, en el que el rechazo a la austeridad se impuso con el 61% de los votos.

Mientras los líderes de la eurozona analizan las consecuencias del voto griego, Tsipras también habló con el presidente ruso, Vladimir Putin por teléfono.