Al menos 430.000 personas se desplazaron en el interior de Ucrania, 170.000 más que a principios de septiembre.

 24 octubre, 2014
Una mujer llora cuando un militar ucraniano mira su casa en ruinas en Pervomayskiy, unos 5 km al noroeste de Donetsk, en el este de Ucrania, un día después del alto al fuego después de cinco meses de conflicto.
Una mujer llora cuando un militar ucraniano mira su casa en ruinas en Pervomayskiy, unos 5 km al noroeste de Donetsk, en el este de Ucrania, un día después del alto al fuego después de cinco meses de conflicto.

Al menos 824.000 personas tuvieron que abandonar sus casas por el conflicto en el este de Ucrania, anunció este viernes el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), alertando de que tendrá que dar ayuda para que puedan afrontar un frío invierno.

Al menos 430.000 personas se desplazaron en el interior de Ucrania, 170.000 más que a principios de septiembre, según ACNUR. Otras 387.000 personas huyeron a Rusia, 6.600 pidieron asilo en la Unión Europea y 581 lo hicieron en Bielorrusia.

"Ahora que la crisis de Ucrania entra en su primer invierno, Acnur trabaja a toda prisa para ayudar a los desplazados más vulnerables a afrontar las duras condiciones que se esperan este invierno", declaró esta agencia de la ONU.

"Los combates que no cesan en el este, y el consecuente colapso de los servicios básicos, siguen echando a más gente de sus casas", añadió.

Cerca del 95% de los desplazados proceden del este del país, donde los enfrentamientos entre el ejército ucraniano y los separatistas prorrusos causan estragos desde el pasado mes de abril.

Se necesita ayuda humanitaria sobre todo en las regiones de Donetsk y Kiev, afirmó este organismo.

Etiquetado como: