Las autoridades locales dicen que Lugansk se encuentra en una situación "crítica", sin electricidad ni agua corriente desde hace doce días, las líneas telefónicas cortadas, y las reservas de comida y medicamentos camino de agotarse.

 14 agosto, 2014
Soldados ucranianos se encuentran en los tanques militares, en un puesto de control cerca de la ciudad oriental de Debalcevo en el este de Ucrania. Kiev busca tomar el control de las zonas insurgentes. | EFE.
Soldados ucranianos se encuentran en los tanques militares, en un puesto de control cerca de la ciudad oriental de Debalcevo en el este de Ucrania. Kiev busca tomar el control de las zonas insurgentes. | EFE.

Veintidós civiles murieron en 24 horas en los bombardeos efectuados contra el bastión separatista prorruso de Lugansk, rodeado por el ejército ucraniano e inmerso en una situación humanitaria "crítica", indicó a la AFP un representante de la administración regional.

"En las últimas 24 horas, según informaciones provisionales, han muerto 22 habitantes de Lugansk. Los barrios orientales de la ciudad fueron atacados con morteros. Un autobús, una tienda y varios edificios de viviendas fueron alcanzados", declaró el responsable, que prefirió guardar el anonimato.

La alcaldía de Lugansk dio cuenta por su parte de "numerosos heridos" tras los bombardeos.

No era posible determinar de cuál de las partes beligerantes procedían los tiros.

El servicio de prensa de la operación del ejército ucraniano contra los insurgentes prorrusos había indicado el jueves que llevaba a cabo una ofensiva en la parte oriental de Lugansk, y que se habían registrado tiros en su aeródromo.

Las autoridades locales dicen que Lugansk se encuentra en una situación "crítica", sin electricidad ni agua corriente desde hace doce días, las líneas telefónicas cortadas, y las reservas de comida y medicamentos camino de agotarse.

Etiquetado como: