Cruz Roja espera las garantías de seguridad para ir a la zona de conflicto

 17 agosto, 2014
Prorrusos rodearon ayer la zona por donde pasaría el convoy con ayuda en la ciudad de Krasnodon, Ucrania. | AP
Prorrusos rodearon ayer la zona por donde pasaría el convoy con ayuda en la ciudad de Krasnodon, Ucrania. | AP

DONETSK. AFP. Rusia y Ucrania acordaron este sábado el procedimiento de ingreso en territorio ucraniano del convoy humanitario ruso ubicado a 30 kilómetros de la frontera, en vísperas del retorno a las negociaciones diplomáticas en Berlín.

“Los dos gobiernos se pusieron de acuerdo sobre cómo proceder para el control de la mercancía”, declaró el responsable del Comité Internacional de la Cruz Roja en Rusia, Pascal Cuttat.

Kiev debe dar ahora su visto bueno a la entrada del convoy humanitario a su territorio, mientras la Cruz Roja espera garantías de seguridad para su transporte al otro lado de la frontera.

Los cerca de 300 camiones rusos, que transportan 1.800 toneladas de ayuda humanitaria según Moscú, continuaban ayer estacionados en la localidad rusa de Kamensk-Shakhtinski.

Condiciones. La inspección de los guardias fronterizos, aduaneros ucranianos y miembros de la Cruz Roja a los camiones, exigida por Kiev antes de aprobar su ingreso a Ucrania, no había comenzado.

Las autoridades ucranianas indicaron que la seguridad del convoy, que debe pasar sin escolta militar por zonas en conflicto, era responsabilidad de Moscú.

Los periodistas de la AFP constataron varias detonaciones en el lado ucraniano de la frontera.

Moscú, que acusa a Kiev de querer obstaculizar su operación para ayudar a las personas afectadas por el conflicto, instó de nuevo a un alto el fuego a fin de poder entregar la ayuda humanitaria a las víctimas.

Por su parte, los países occidentales intentaban apaciguar la tensión en el este de Ucrania, con el retorno a las negociaciones diplomáticas entre Kiev y Moscú, cuyos jefes de la diplomacia se reunirán hoy en Berlín con sus homólogos francés y alemán.

La tensión aumentó el viernes cuando Kiev afirmó haber destruido parte de una columna de blindados rusos en su territorio , lo que provocó una oleada de indignación en los países occidentales. Rusia negó haber enviado tropas a Ucrania.