14 septiembre, 2013

Moscú. AP. Un incendio que comenzó en la madrugada arrasó ayer un hospital psiquiátrico, en Rusia, y mató a 37 personas, informaron las autoridades, quienes ya habían advertido de que el edificio, casi todo de madera y que databa del siglo XIX, era inseguro.

El siniestro es el segundo de su tipo que cobra numerosas víctimas en menos de cinco meses y pone de relieve la amplia negligencia en el cumplimiento de las normas de seguridad en Rusia.

El incendio ocurrió en el pueblo de Luka, a unos 450 kilómetros al noreste de Moscú, en la región de Novgorod. Comenzó alrededor de las 3 a. m. del viernes y rápidamente envolvió la estructura, detalló el Ministerio de Manejo de Situaciones de Emergencia.

Los bomberos luchaban por sofocar completamente el incendio en el hospital del pueblo de Luka, en la región de Novgorod, noroeste del país. | AFP
Los bomberos luchaban por sofocar completamente el incendio en el hospital del pueblo de Luka, en la región de Novgorod, noroeste del país. | AFP

Los socorristas habían hallado 26 cadáveres, según el Ministerio.

Agregó que al parecer un paciente causó el fuego inadvertidamente, aunque el médico jefe insistió en que fue intencional.

Un testigo dijo que un interno que fumaba provocó el siniestro, según el canal estatal de noticias Rossiya 24. Una enfermera intentó apagar las llamas con una manta, pero estas se propagaron rápidamente, según informó ese medio.

La enfermera, de 44 años –casada y con cuatro hijos– perdió la vida cuando intentaba rescatar a los pacientes, agregó.

El hombre que comenzó el incendio salvó la vida, según Rossiya 24. Pero Husein Magomedov, el médico jefe del hospital, negó que el incendio lo hubiera causado accidentalmente un paciente que fumaba, sino que lo hizo deliberadamente .

Los bomberos llegaron al lugar en unos cuantos minutos, pero la deflagración en el inmueble ya se había propagado.