4 abril, 2016

Bakú, Azerbaiyán

Al menos 33 militares de ambos bandos y tres civiles murieron desde la reanudación el viernes por la noche de las hostilidades, las más sangrientas desde el alto el fuego instaurado entre los dos países en 1994. Además, unos 200 militares han resultado heridos.

El ejército de Azerbaiyán anunció este lunes la muerte de tres de sus soldados en enfrentamientos con las fuerzas de Armenia en la región de Nagorno Karabaj, donde siguen los combates por tercer día consecutivo pese a los llamados a la paz de la comunidad internacional.

Este conflicto, cuyo origen remonta a varios siglos, se cristalizó durante la época soviética cuando Moscú atribuyó este territorio mayoritariamente armenio a la república socialista soviética de Azerbaiyán.

Además tiene como escenario una región del Cáucaso estratégica para el transporte de hidrocarburos, y cerca de Irán, Turquía y a las puertas de Medio Oriente.

La escalada militar se produce en momentos en que Rusia, que mantiene buenas relaciones con Armenia, y Turquía, tradicional aliado de Azerbaiyán, atraviesan una grave crisis diplomática debido a la guerra en Siria.

Esta región pasó bajo control de las fuerzas separatistas proarmenias tras una guerra entre 1988 y 1994 que se cobró 30.000 vidas y dejó centenares de miles de refugiados, principalmente azerbaiyanos.

Pese a la vigencia desde 1994 de un alto el fuego, nunca se ha firmado un acuerdo de paz definitivo, y tras varios años de calma relativa, en los últimos meses se ha producido una escalada de la violencia, hasta el punto de que Ereván aseguró en diciembre que se había vuelto a la "guerra".