Un coche bomba detonó en Ankara; el blanco era convoy de vehículos militares

 18 febrero, 2016

Ankara. AFP. El atentado con coche bomba perpetrado este miércoles en pleno centro de Ankara contra vehículos militares, dejó al menos 28 muertos y 61 heridos, confirmó el portavoz del Gobierno, el viceprimer ministro Numan Kurtulmus.

“Este ataque terrorista cobarde costó la vida a 28 personas. Otros 61 ciudadanos resultaron heridos”, dijo Kurtulmus ante la prensa, al tiempo que prometió que el Gobierno aclarará todo sobre este atentado.

El ataque tuvo como blanco un convoy de vehículos del Ejército que se encontraba cerca de la plaza de Kizilay, precisó el gobernador de Ankara, Mehmet Kiliçlar, citado por las cadenas de televisión CNN-Turk y NTV.

Ocurrió en las cercanías de la sede del Estado Mayor del Ejército y del Parlamento.

En una amplia área podían verse densas columnas de humo y la fuerte explosión se escuchó en toda la ciudad, donde los residentes salían a los balcones de sus viviendas presos del pánico, constató un periodista.

Militares en la mira. El ataque se produjo a las 6:30 p. m. (10:31 a. m. en Costa Rica) y su objetivo fueron “vehículos de servicio que transportaban a personal militar”, precisó el Estado Mayor castrense en un comunicado en su sitio en Internet.

“El ataque terrorista se desencadenó cuando los vehículos se encontraban detenidos ante un semáforo en un cruce” de calles, añadió la fuente militar.

Ninguna agrupación había reivindicado el atentado.

.
.

Varias ambulancias y camiones de bomberos fueron enviados al lugar del hecho. Además, según la cadena NTV, la explosión tuvo lugar cerca de un complejo de viviendas en el cual residen oficiales del Ejército.

Los canales de televisión turcos mostraban imágenes de un violento incendio que abrasaba a los vehículos militares.

El portavoz del partido en el poder, Justicia y Desarrollo (AKP), Omer Celik, condenó enérgicamente este ataque, según los medios.

Un funcionario gubernamental, quien pidió el anonimato, dijo que el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, anuló una visita que tenía que realizar este miércoles a Bruselas para tratar la crisis de los migrantes.

“La visita del primer ministro a Bruselas fue anulada”, ratificó la fuente.

El jefe del gobierno islamista participaba el miércoles en la noche en una reunión de seguridad con el presidente, Recep Tayyip Erdogan, quien también anuló una visita a Azerbaiyán.

Una fuente diplomática europea señaló que la reunión del grupo de 11 países “voluntarios” de la Unión Europea (UE), para repartirse los refugiados llegados desde Turquía, fue cancelada por causa de este atentado.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, denunció este “odioso atentado”, y envió a Turquía su “apoyo y total solidaridad” ante esta situación.

El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) , de la que Turquía es miembro, Jens Stoltenberg, condenó “con firmeza” el acto de terrorismo.

“Estamos junto a Turquía y su pueblo en estos momentos difíciles", declaró a su vez la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

El país euroasiático vive en un estado de alerta permanente desde el verano boreal pasado, cuando empezó una serie de atentados que las autoridades han atribuido al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Este ataque fue perpetrado contra manifestantes prokurdos reunidos frente a la estación de trenes de la ciudad y fue atribuido al EI.

El 16 de enero, en otro atentado suicida, también atribuido al EI, murieron diez ciudadanos alemanes en el barrio turístico de Sultanahmet, en Estambul.

Además, desde el año pasado el país está inmerso en un nuevo conflicto entre las fuerzas de seguridad y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que rompió el frágil alto el fuego que había durado dos años.

El PKK ataca regularmente a convoyes militares.