4 enero, 2013

Newtown. AP y EFE. Las clases se reanudaron ayer para los estudiantes de la escuela primaria de Newtown, Connecticut, donde un hombre armado ingresó el mes pasado y mató a 20 niños y seis adultos antes de suicidarse en la segunda peor matanza en una escuela en la historia de Estados Unidos.

Con las instalaciones académicas aún consideradas escena del crimen por las autoridades, los más de 400 estudiantes de la escuela primaria Sandy Hook tomaron clases en el pueblo vecino de Monroe, donde la escuela Chalk Hill, situada a unos 11 kilómetros de Newtown, a partir de ahora pasará a llamarse Sandy Hook para mantener la “identidad” del personal y estudiantes.

Los agentes de la Policía que vigilaban el centro médico la consideraron “la escuela más segura en Estados Unidos”.

El distrito escolar indicó que los padres de familia que deseen estar cerca de sus hijos podían acudir y permanecer en las aulas o en un auditorio durante el día.

Janet Robinson, directora de la primaria, dijo que los agentes harían su mejor esfuerzo para que los estudiantes se sientan seguros. “Tendremos un día normal”, dijo.

Adam Lanza mató a su madre en su hogar en Newtown antes de dirigirse a la escuela. Lanza no tenía relación con la primaria y la Policía no ha proporcionado detalles sobre un posible motivo.

Un padre de familia, Vinny Álvarez, dijo no estar preocupado sobre el hecho de que su hija de ocho años regrese a clases. Agregó que a ella se le permitió llevar un animal de peluche a casa de la biblioteca de la escuela.

Los pupitres, mochilas y otras pertenencias de los alumnos que fueron abandonadas en la escuela tras el ataque, fueron llevados a las nuevas instalaciones para que los niños no resintieran el cambio.

Etiquetado como: