Diez de los acusados, detenidos desde hace meses, se hallaban en el interior de una jaula de vidrio blindado, y los otros dos, en libertad vigilada

 6 junio, 2013

Moscú (AFP). Un juicio a 12 opositores, que pueden ser condenados a ocho años de trabajos forzados por incidentes en una manifestación en víspera de la investidura de Vladimir Putin, se inició el jueves ante un tribunal de Moscú.

Diez de los acusados, detenidos desde hace meses, se hallaban en el interior de una jaula de vidrio blindado, y los otros dos, en libertad vigilada, estaban sentados en un banco de la sala. Este proceso es considerado por la oposición como un emblema de la represión ejercida contra los opositores a Putin.

El "caso Bolotnaia", nombre de la plaza en el centro de Moscú donde degeneró el 6 de mayo de 2012 una manifestación contra el retorno al poder de Putin para un tercer mandato, implica en total a una treintena de personas.

La mayoría de los acusados son ciudadanos ordinarios que no pertenecen a ningún movimiento político. Algunos están acusados de haber lanzado botellas de plástico, otros de haber destrozado WC públicos.

En esos incidentes no hubo heridos graves ni disparos o incendios provocados. Decenas de militantes de oposición se manifestaron el jueves ante el tribunal, reclamando la puesta en libertad de los "prisioneros".

Etiquetado como: