San Salvador. Una multitud de fieles inunda al sector aledaño a la plaza El Salvador del Mundo, en la ciudad de San Salvador, donde será la misa esperada por muchos al cumplirse 35 años del asesinato del aclamado sacerdote

Por: Marcela Cantero 23 mayo, 2015
Miles de feligreses viven la noche de vigilia a un día de la beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero, en San Salvador.
Miles de feligreses viven la noche de vigilia a un día de la beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero, en San Salvador.

San Salvador, El Salvador. La sonrisa y la energía de Miriam González hacen imposible pensar que cumplió 15 horas en las calles, ayudando durante la vigilia de ayer sábado, por la beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero.

"Esto ha sido muy hermoso, no estaba dispuesta a perderme algo así, jamás, es nuestro 'San Romero de América", dijo la salvadoreña de 62 años, quien, además del cansancio, también oculta su edad de oro.

Como ella, miles de fieles se acercaron en las últimas horas a la plaza El Salvador del Mundo, en la capital de San Salvador, para ocupar un buen lugar a fin de ser testigos de los honores a la memoria del próximo beato de la Iglesia católica.

La seguridad impera en la extensa área cerrada al paso de vehículos, donde un despliegue de polícias y militares observa a los caminantes y revisa las acreditaciones para quienes ocupan puestos más cercanos al templete donde se realizará la esperada ceremonia.

Un helicóptero sobrevuela toda la zona, mientras los voluntarios ya caminan por las diferentes áreas para guiar y dar asistencia a una cifra de asistentes que empezó con un estimado de 230.000, subió a 260.000 y, justo ayer, llegó a un posible número de 500.000, indicaron voceros del comité organizador del evento.

— Beatificación Romero (@MonsRomeroBeato) Mayo 23, 2015

Sale el sol. Para fortuna de quienes soportaron bajo la lluvia durante la noche y madrugada de la vigilia previa a la misa de beatificación; esta mañana el día se dibuja despejado en la capital salvadoreña, San Salvador.

"Me empapé, pero no importa, no es nada comparado con lo que vivió Romero, un mártir, un hombre santo", exclamó Javier Salinas, quien acompañado de su familia aguarda el anunciado momento.

Camisa con su sangre. El programa oficial anuncia que la ceremonia comenzará a las 10 a. m., luego de los cantos de entrada, será la lectura del acuerdo firmado por el papa Francisco el cual declarará a monseñor Romero como beato de la Iglesia por morir evangelizando y en defensa de su fe.

Un momento clave será la presentación de la reliquia seleccionada para esta ceremonia: una camisa con rastros de sangre, usada por el mártir el día de su asesinato, el 24 de marzo de 1980, la cual será presentada en una urna.

La misa dará paso a ese momento, y se espera todo concluya cerca de la 1 p. m. con la bendición del enviado del papa Francisco a dirigir la homilía, el cardenal Ángelo Amato.

— Beatificación Romero (@MonsRomeroBeato) Mayo 23, 2015

Para seguir esta fiesta, los organizadores colocaron cerca de 27 pantallas a una distancia de 200 metros, cada una, en las áreas alejadas de la llamada "zona cero" donde se ubica el templete, lugar de la misa.

Para Costa Rica, a partir de las 9 a. m., la Televisión Católica de Costa Rica, Telefides, transmitirá el evento en forma en exclusiva.