1 junio, 2013

Moscú (AP). Una ley en Rusia que prohíbe fumar en lugares públicos entró en vigencia el sábado, una medida polémica en un país con uno de los índices más grandes de fumadores del mundo: El 40% de la población rusa fuma.

La regulación prohíbe fumar en los lugares de trabajo, escuelas, universidades y el transporte público. En un año se adoptarán más restricciones.

Según los promotores de la medida, centenares de miles de rusos mueren cada año de dolencias relacionadas con el consume del tabaco.

La medida fue aprobada por ambas cámaras del Parlamento y promulgada por el presidente Vladimir Putin.

Los cigarrillos en Rusia son mucho más baratos que en Estados Unidos, por ejemplo, y el resto de Europa, ya que el precio de la cajetilla más barata es de un dólar.

Etiquetado como: