11 enero, 2013

Moscú. EFE. Las cuatro flotas de la Armada rusa (mar Negro, Báltico, Norte y Pacífico) preparan las mayores maniobras de su historia en aguas del Mediterráneo, donde se sirven del puerto sirio de Tartus como base de apoyo, anunció ayer el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu.

“Los buques de guerra rusos están en el Mediterráneo de acuerdo con el plan establecido. Se preparan para tomar parte en las mayores maniobras navales en la historia del país. En estas maniobras participarán barcos de todas las flotas”, aseguró el ministro, citado por las agencias rusas.

En movimiento. Horas antes, una fuente diplomática rusa informó de que el gran buque de desembarco Sarátov, de la flota del mar Negro, con marines y armamento pesado a bordo, entró ayer en aguas del mar Egeo y se dirige hacia el Mediterráneo oriental.

“La próxima semana entrará en el puerto sirio de Tartus”, única base de apoyo técnico y logístico con la que cuenta la Armada de Rusia en aguas del Mediterráneo, que acogió una base soviética en tiempos de la Guerra Fría, aseguró el diplomático.

El Sarátov se sumará a la flota del mar Negro que ya opera en el Mediterráneo y compuesta además por el gran buque de desembarco Novocherkassk, también con marines y armamento pesado a bordo; la fragata Smetlíviy y el carguero Iván Bubnóv.

Otro grupo, integrado por cinco buques de la flota del mar Báltico, está en esas aguas desde finales de diciembre: los grandes buques de desembarco Kaliningrado y Alexandr Shabalin, con infantes de marina a bordo; la fragata Yaroslav Mudri y dos barcos que se desempeñan como apoyo.

El destructor Severomorsk, de la flota del mar del Norte, acompañado por dos barcos de apoyo, también irá a las maniobras.

Etiquetado como: