10 enero
.
.

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, subirá al estrado este martes para su último mensaje a la nación, y con eso cerrará una serie de discursos que marcaron sus ocho años al frente de la Casa Blanca.

En sus dos periodos de cuatro años de gobierno, Obama encaró cada discurso como "una forma de contar una historia", dijo a la AFP el principal redactor de esos mensajes, Cody Keenan.

Profesor de derecho constitucional, Obama siempre participó activamente en el diseño de sus discursos.

"En general nos sentamos en el Salón Oval y él habla. Transcribimos todo y eso me da material para trabajar", narró Keenan.

Al cabo de "un par de días, le entrego un borrador. Si no le gusta, siempre toma un bloc de papel amarillo y empieza a escribir sus propias ideas. Si le parece bien, comenzamos a definir el texto", relató.

Normalmente, toma tres o cuatro borradores para llegar a un producto final... que normalmente vuelve a sufrir modificaciones de última hora.

Estos son seis de los discursos más memorables pronunciados por el 44.º presidente de Estados Unidos.

27 de Julio de 2004

"No hay un Estados Unidos progresista y uno conservador, sino los Estados Unidos. No hay un Estados Unidos negro, uno blanco, uno hispano y uno asiático, sino Estados Unidos", dijo.

En ese momento, el joven senador por Illinois Barack Hussein Obama –hijo de un keniata y una estadounidense blanca– era prácticamente desconocido, e irrumpió con toda la fuerza durante la convención del partido Demócrata en 2004.

Según Keenan, se trató "probablemente de su discurso más exitoso, en el que se presentó al país por primera vez. Todo lo que hizo fue contar la historia del país, contar su propia historia y unir las dos".

4 de Junio de 2009

"He venido a El Cairo en busca de un nuevo comienzo entre Estados Unidos y los musulmanes de todo el mundo, que esté basado en el interés y el respeto mutuos", expresó.

En un mensaje a los más de 1.500 millones de musulmanes y que comenzó con el tradicional "Salam alaikum", Obama pidió poner fin al "ciclo de sospecha y discordia" tras años de injerencia estadounidense en Medio Oriente.

10 de diciembre de 2009

Menos de un año después de asumir la Casa Blanca, Obama recibió el Premio Nobel de la Paz con un discurso en el que abordó el uso de la fuerza.

"Decir que a veces la fuerza puede ser necesaria no es cinismo: es un reconocimiento de la Historia, de la imperfección humana y de los límites de la razón", dijo.

Obama también se refirió a la "considerable controversia" surgida por su premiación, aunque pidió un voto de confianza: "Estoy en el inicio, y no en el final de mis tareas en el escenario mundial", dijo.

7 de marzo de 2015

"Sólo precisamos abrir nuestros ojos y nuestros oídos y nuestros corazones para saber que la historia racial de nuestra nación aún arroja su larga sombra sobre nosotros", manifestó.

Obama habló en el puente Edmund Pettus, 50 años después de la brutal represión a una protesta pacífica, y con ello transmitió a una nueva generación de estadounidenses el espíritu de las luchas por los derechos civiles.

Acompañado por su esposa, Michelle, y sus hijas, Malia y Sasha, además de 50 personas, Obama cruzó caminando el puente sobre el río Alabama.

26 de junio de 2015

"Durante demasiado tiempo, hemos sido ciegos a la forma en que las injusticias del pasado continúan dando forma a nuestro presente", dijo.

Obama habló durante una ceremonia religiosa en honor a nueve miembros de una iglesia abatidos a balazos por un supremacista blanco.

En uno de sus más recordados discursos, Obama se refirió a la interminable lucha contra el racismo y el porte de armas con un tono casi religioso, hasta que en un momento, después de una larga pausa, comenzó a cantar el himno "Amazing Grace".

De acuerdo con Keenan, el discurso que había sido preparado contenía la letra de la canción. "Esa mañana, estábamos ya en el helicóptero cuando él me dijo: '¿Sabes una cosa? Es posible que cante una parte'. Yo miré por la ventanilla y pensé: 'Por supuesto que va a cantarla'".

22 de marzo de 2016

"En muchos aspectos, Estados Unidos y Cuba son como dos hermanos que han estado separados por muchos años, aún cuando compartimos la misma sangre", dijo Obama en un histórico discurso en el Gran Teatro de La Habana.

En un gesto diseñado para dejar atrás medio siglo de enfrentamientos y desconfianza, Obama viajó a Cuba y pronunció un discurso concebido como un mensaje a los cubanos para iniciar un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales.

El presidente cubano, Raúl Castro, acompañó atentamente el discurso desde uno de los balcones del teatro y aplaudió calurosamente el mensaje de Obama.

Etiquetado como: