El diplomático argelino logró organizar un cara a cara inédito entre el régimen y la oposición de Siria en Ginebra a comienzos del año, pero a pesar de su determinación las negociaciones fracasaron tras dos rondas de diálogos.

 13 mayo, 2014

Nueva York.

El mediador internacional Lajdar Brahimi (centro) conversa con miembros de la delegación francesa momentos antes de la reunión en la sede de las Naciones Unidas de Ginebra, Suiza, programada para este viernes.
El mediador internacional Lajdar Brahimi (centro) conversa con miembros de la delegación francesa momentos antes de la reunión en la sede de las Naciones Unidas de Ginebra, Suiza, programada para este viernes.

El mediador de Naciones Unidas y la Liga Árabe en el conflicto en Siria, Lajdar Brahimi, renunció a su cargo, informó este martes el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien reconoció que no lograron ningún avance para poner fin al conflicto en el país.

"Es con profunda tristeza que decidí aceptar el pedido de Brahimi de dejar su cargo el 31 de mayo de 2014", anunció Ban, de pie junto a Brahimi, en la sede de la ONU en Nueva York, agregando que todavía no eligió a su sucesor.

Brahimi se manifestó "muy triste de abandonar su puesto, y a Siria, en una situación tan mala", al tiempo que Ban fustigó al régimen y la oposición del país por haber fracasado en la búsqueda de una solución para el conflicto, que ha dejado miles de muertos.

Ban pidió a las partes en Siria que una vez más piensen en su futuro, y dijo que Naciones Unidas está para ayudar.

"No fuimos capaces de hacer progresos hacia una solución política del conflicto", reconoció el secretario general. "Pensé que podríamos llegar a un resultado, pero debido a las divisiones no pudimos hacer ningún progreso en tres años de conflicto".

Ban rindió homenaje a la gran paciencia y perseverancia de Brahimi en una misión que calificó de "casi imposible". El mediador se reunirá este martes con los 15 países miembros del consejo de seguridad de la ONU.

Brahimi asumió el 17 de agosto de 2012 como mediador en Siria en reemplazo de Kofi Annan. El diplomático argelino logró organizar un cara a cara inédito entre el régimen y la oposición de Siria en Ginebra a comienzos del año, pero su determinación fue insuficiente y las negociaciones fracasaron tras dos rondas de diálogos.

Siria acusó a las Naciones Unidas de "obstaculizar" estas negociaciones.

"La ONU y su emisario Lajdar Brahimi, que es parcial y no un mediador honesto, obstaculizan las negociaciones de Ginebra 2", declaró en abril un responsable del ministerio sirio de Relaciones Exteriores.