Presidente Barack Obama canceló este miércoles un encuentro bilateral con su par de Rusia, Vladimir Putin, por el caso de Snowden

 8 agosto, 2013

Moscú

El caso Snowden, que llevó al presidente estadounidense, Barack Obama, a anular una reunión en Moscú con su par ruso Vladimir Putin, es en realidad el último de una serie de litigios que vienen tensando las relaciones entre los dos países.

La anulación del encuentro bilateral entre los dos jefes de Estado es un hecho sin precedentes desde el fin de la Guerra Fría y este gesto podría ser considerado por el Kremlin como una falta de respeto hacia el presidente Putin en un país muy apegado al protocolo.

El presidente de Estados Unidos conmemoró el 15° aniversario de los ataques terroristas contra la embajada de su país en Kenia, África.
El presidente de Estados Unidos conmemoró el 15° aniversario de los ataques terroristas contra la embajada de su país en Kenia, África.
El caso Snowden es sólo uno de una larga lista de desacuerdos entre Estados Unidos y Rusia desde la vuelta al Kremlin de Vladimir Putin en mayo de 2012 para un tercer mandato presidencial

Barack Obama, sin embargo, no ha cancelado su participación en la reunión del G20 prevista el 5 y 6 de setiembre en la ciudad rusa de San Petersburgo. El presidente estadounidense tenía previsto viajar antes del encuentro a Moscú para reunirse con Putin.

La Casa Blanca citó "la falta de avances" en numerosas cuestiones como el escudo antimisiles, la carrera nuclear, el comercio y los derechos humanos para justificar la anulación del encuentro.

"Todas las señales muestran que las relaciones entre Washington y Moscú tienden hacia un serio enfriamiento", declaró a la AFP la analista rusa del Centro Canergie, Lilia Chevtsova, quien destacó la dificultad de acercar posturas en numerosos temas.

La anulación de la cumbre bilateral tiene lugar una semana después de que Moscú acordara asilo temporal de un año al fugitivo estadounidense Edward Snowden, antiguo consultor de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) que reveló el vasto programa de vigilancias de las telecomunicaciones del gobierno de Estados Unidos.

El anuncio del asilo irritó especialmente a Washington, quien no fue informado, a pesar de la cooperación entre los jefes de los servicios de seguridad rusos y americanos para desbloquear la situación a petición de Putin y Obama, según una fuente conocedora del caso.

El caso Snowden es sólo uno de una larga lista de desacuerdos entre Estados Unidos y Rusia desde la vuelta al Kremlin de Vladimir Putin en mayo de 2012 para un tercer mandato presidencial.

"El caso Snowden es simplemente un pretexto para anular la visita" de Obama a Moscú, revela el jueves el diario ruso Kommersant, citando una fuente del Kremlin.

"Los estadounidenses evitan las negociaciones importantes. Su actitud tendrá inevitablemente consecuencias políticas", añade la misma fuente.

En el plano internacional, Rusia y Estados Unidos muestran posiciones muy alejadas, en especial, respecto a Siria. El rechazo de Moscú a cesar su cooperación con el régimen de Bashar Al Asad, es fuertemente criticado por los occidentales y las ONG de defensa de los derechos humanos.

"Todas estas cuestiones han complicado las relaciones ruso-estadounidenses hasta tal punto que Putin y Obama no tendrían nada que decirse en un encuentro bilateral", estimó Chevtsova.

"Un encuentro entre los dos presidente podría haber tenido resultado", estimó sin embargo Alexei Puchkov, presidente de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja del parlamento ruso (Duma).

Estados Unidos se encuentra especialmente irritado por no haber recibido ninguna respuesta constructiva de Rusia a la propuesta de Obama de abrir una nueva ronda de negociaciones sobre la reducción de armamento, una prioridad para el presidente estadounidense, según una fuente conocedora del caso.

En consecuencia, Obama podría acordar menos importancia a las relaciones con Rusia durante su segundo mandato, que terminará en 2017, añade esta fuente.