Presidente tiene promesa pendiente desde que tomó cargo por primera vez

 23 enero, 2013

Washington. AFP El presidente Barack Obama pidió el lunes que el país tenga “una mejor forma de recibir a (...) los inmigrantes” y abogó por una reforma para solucionar el problema de los indocumentados, durante su discurso de investidura tras prestar juramento para su segundo mandato.

La reforma migratoria, una de las grandes promesas pendientes del mandatario desde que llegó al poder en el 2009, será uno de los primeros temas de debate en el nuevo Congreso, con mejores augurios... si el pulso sobre el techo de la deuda pública lo permite.

“Nuestro camino no estará completo hasta tanto no encontremos una mejor manera de dar la bienvenida a los esperanzados inmigrantes que siguen viendo a Estados Unidos como la tierra de la oportunidad”, dijo Obama en el mencionado discurso.

El Senado podría en breve tomar las riendas del debate de dicha reforma, según fuentes legislativas demócratas, que tienen mayoría en esa cámara, una vez la Casa Blanca plantee una propuesta legislativa en firme.

“Si piensas en el Congreso como un cirujano, uno no se siente muy alentado por las últimas operaciones que llevó a cabo”, dijo Tamary Jacoby, presidenta del grupo favorable a la reforma Immigrationworks. La última legislatura del Congreso fue la menos productiva por desacuerdos entre demócratas y republicanos.

Apoyo. La reforma para actualizar el vetusto sistema de inmigración, para hallar una solución a más de 11 millones de indocumentados y para reforzar la seguridad en la frontera es el único tema que ha generado cierta unanimidad política desde las elecciones de noviembre anterior.

Los hispanos votaron masivamente por Obama y mostraron a los republicanos su poderío político, y desde entonces los líderes de ese partido, y conocidos comentaristas conservadores, se han precipitado a apoyar un cambio.

Los contactos entre personal de Gobierno y legisladores se han intensificado, y en la actualidad hay un grupo bipartidista de ocho senadores que está examinando una propuesta de ley, según fuentes coincidentes.

El Gobierno y los demócratas creen que la reforma debe ser integral y simultánea, a pesar de su enorme complejidad.