10 abril, 2014

Managua. AP. Los diputados del Frente Sandinista –en el poder– reeligieron ayer para el Consejo Supremo Electoral a un grupo de magistrados señalados de cometer fraudes electorales en últimas elecciones municipales y nacionales.

La elección estuvo antecedida por la protesta de los diputados de la bancada opositora del Partido Liberal Independiente, que consideraron que con la decisión se quita por completo la credibilidad en los comicios en Nicaragua.

El jefe de la bancada sandinista Edwin Castro, defendió la elección pues arguyó que cumplían los requisitos de ley para ello.

Con el voto de los 63 diputados del oficialismo y sumado a ellos dos de diputados liberales, fueron reelegidos Roberto Rivas, Emmet Lang, José Luis Villavicencio, José Marenco Cardenal y Luis Benavides; todos, señalados de prestarse a fraudes electorales de las elecciones municipales del 2008 y de las nacionales del 2011.

Como nuevos magistrados fueron elegidos Jhony Torres y Lumberto Campbell, sandinistas.

Rivas ha sido denunciado, ante la Fiscalía General de la República, de enriquecimiento ilícito con fondos del Consejo Supremo Electoral, después que investigaciones periodísticas descubrieran que posee aviones privados y casas lujosas en Nicaragua y Costa Rica, con un salario mensual de 5.000 dólares. Sin embargo, esas denuncias nunca avanzaron.

“Están cerrando cada vez más los espacios democráticos y llevando al país a derroteros no deseados, a la violencia y guerra que hemos visto en el pasado”, manifestó –por su parte– el legislador de oposición Armando Herrera.

Todos los reelegidos han sido acusados por la oposición, organismos de la sociedad civil, la Iglesia católica, organismos de observación nacional e internacional de dirigir elecciones poco transparentes a favor del Frente Sandinista.