Estados Unidos está anuente a que el próximo gobierno iraquí sea más inclusivo en un intento de que la minoría dejara de prestar apoyo al grupo de al-Qaeda

 25 junio, 2014

Bagdad

Nuri al Maliki, el primer ministro de Irak es visto como el responsable de esta nueva crisis por alejar a sunitas y kurdos de los puestos de poder. | AFP
Nuri al Maliki, el primer ministro de Irak es visto como el responsable de esta nueva crisis por alejar a sunitas y kurdos de los puestos de poder. | AFP

El primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, rechazó este miércoles los llamados para formar un "gobierno interino de salvación nacional" que según los críticos podría representar rápidamente un frente nacional ante la creciente amenaza de los milicianos suníes que han tomado varias ciudades este mes.

Funcionarios estadounidenses presionan para que el próximo gobierno iraquí sea más inclusivo, en un intento de que la minoría suní dejara de prestar apoyo a los rebeldes encabezados por un grupo salido de al-Qaeda y que buscan forjar un enclave islamista en la frontera entre Irak y Siria.

Varios políticos, incluso a Ayad Alaui, un chií secular que ha sido mencionado como posible conteniente para reemplazar a Nuri al Maliki, le han pedido al premier que renuncie y forme un gobierno de salvación nacional que muestre liderazgo hasta que se pueda hallar una solución más permanente.

Sin embargo, Al Maliki insiste en que el proceso político debe permitírsele proceder y agrega que la formación de un gobierno de "salvación nacional" representaría un "golpe de Estado contra la constitución".

En su lugar, hizo un llamado a las "fuerzas políticas" para cerrar filas frente a los milicianos suníes que han tomado enormes zonas el norte y oeste del país, pero no concretó ninguna medida para la minoría suní del país.

La coalición de Al Maliki, el Estado de la Ley, ocupa la mayoría de los asientos de la cámara. Desde el cargo en 2006, el primer ministro sólo necesita el apoyo de una minoría simple para quedarse otros cuatro años. Se prevé que la legislatura se reúna antes de que termine el mes, para cuando elegirán a un líder de la cámara. Tienen 30 días para elegir un nuevo presidente, quien entonces elegirá al líder del bloque mayoritario en la cámara para formar al siguiente gobierno.

Además, los milicianos suníes lanzaron un ataque sobre una importante refinería de petróleo que intentan tomar desde hace días, pero fueron repelidos por las fuerzas de seguridad.

Mientras, decenas de asesores militares y de tropas especiales estadounidenses empezaban a asistir a las tropas iraquíes en un intento por reforzar la capacidad de Bagdad de responder al avance de del Estado Islámico para Irak y el Levante (EIIL), un contingente bien entrenado y con capacidad de movimiento que se cree tiene unos 10.000 combatientes dentro de Irak.

El presidente Barack Obama dijo la semana pasada que enviaría hasta 300 asesores a Irak para ayudar y aconsejar a las fuerzas iraquíes. El Departamento de Defensa dijo que parte de ese contingente está ya en Bagdad.