Cargamento está compuesto de 78 contenedores que contienen 20 toneladas de gas mostaza y el resto de gas sarín

 2 julio, 2014
El barco danés Ark Futura atracó este miércoles en el puerto de Gioia Tauro, en la región de Calabria, Italia. Ark Futura transporta el último lote de armas químicas sirias que serán entregadas a un barco estadounidense que se encargará de su destrucción mediante un sistema de hidrólisis.
El barco danés Ark Futura atracó este miércoles en el puerto de Gioia Tauro, en la región de Calabria, Italia. Ark Futura transporta el último lote de armas químicas sirias que serán entregadas a un barco estadounidense que se encargará de su destrucción mediante un sistema de hidrólisis.

Giogia, Tauro

Contenedores con cientos de toneladas de armas químicas sirias fueron cargados en un buque estadounidense este miércoles para su destrucción en alta mar, en una de las últimas etapas de la campaña internacional para liquidar el arsenal químico de Siria.

Las sustancias habían cruzado el Mediterráneo a bordo del buque danés Ark Futura, que llegó al puerto de Gioia Tauro, en el sur de Italia, el miércoles al amanecer.

Allí lo aguardaba el carguero MV Cape Ray, que llegó el día anterior con equipo para neutralizar las sustancias.

El cargamento de la nave danesa que llegó al puerto italiano a las 5:00 a. m. hora local está compuesto de 78 contenedores que contienen 20 toneladas de gas mostaza y el resto de gas sarín, según estos medios.

Las operaciones de traslado a la embarcación estadounidense se completarán en las próximas horas y serán supervisadas por 35 marines y 64 químicos del Centro Químico y Biológico Edgewood del Ejército de Estados Unidos.

El ministro italiano de Ambiente, Gian Luca Galletti, dijo que Italia estaba orgullosa de la misión de contribuir a la seguridad internacional en una "operación transparente y ambientalmente segura".

Sin embargo, esa transparencia no ha llegado a los habitantes locales, quienes se quejaron de que se les ocultó el hecho mismo de la transferencia de productos químicos en su puerto.

Una vez que las sustancias -que incluían gas mostaza y materia prima para el gas neurotóxico sarín- pasen al Cape Ray, el barco estadounidense navegará hasta alta mar para iniciar el proceso de neutralización.

La bodega del Cape Ray está equipada con dos máquinas llamadas Sistemas de Hidrólisis de Campaña. Se trata de laberintos de tanques, tubos, cables y artefactos electrónicos que mezclarán las sustancias químicas con agua caliente y otras sustancias en un reactor de titanio hasta volverlas inertes.

Luego serán enterradas en lugares equipados para manejar desechos peligrosos.

Funcionarios estadounidenses dijeron que el proceso no liberará sustancias en la atmósfera o el mar.