15 septiembre, 2015

La visita del papa Francisco a Estados Unidos, especialmente en Nueva York donde tendrá una frenética agenda que coincide con la llegada de 170 líderes para la Asamblea General de la ONU, supone un desafío de seguridad inédito para las autoridades.

Los servicios secretos estadounidenses serán los responsables en primer lugar de la seguridad del papa durante su estadía en el país entre el 22 y 27 de septiembre próximos, con escalas en Washington, Nueva York y Filadelfia.

Además de sus visitas a la Casa Blanca y el Congreso en Washington o la sede de Naciones Unidas en Nueva York, el Papa tiene previstas misas multitudinarias en las tres ciudades, la última de ellas en Filadelfia al aire libre y con una concurrencia estimada por los organizadores en dos millones de personas.

El papa Francisco mientras hablaba con los periodistas. | P
El papa Francisco mientras hablaba con los periodistas. | P

En Nueva York, donde el sumo pontífice estará el jueves 24 a la tarde y todo el viernes 25, las autoridades no dudaron en calificar al evento como "el desafío en materia de seguridad más grande que jamás haya enfrentado el departamento de policía de la ciudad", según las palabras del jefe de la fuerza Bill Bratton.

El alcalde Bill de Blasio coincidió: "Nunca antes hemos visto algo como esto", al referirse a la visita del papa y la presencia de 170 líderes mundiales para la Asamblea General de la ONU a partir del 25 y hasta el 6 de octubre.

Nueva York tiene experiencia en montar complejos operativos de seguridad para la visita de jefes de Estado, como ocurre en cada gran reunión de la ONU o por ejemplo cuando Barack Obama asistió en 2011 al décimo aniversario de los atentados del 11 de Septiembre.

Pero a diferencia de esas ocasiones, en las que la seguridad se concentró en un solo lugar de la ciudad, la frenética agenda de Francisco supera todo lo conocido.

En efecto, el papa se moverá desde el sur de Manhattan (donde habrá una ceremonia en el Memorial del 11-S) hasta Harlem (visita a una escuela católica), incluyendo un discurso en la ONU, una procesión en Central Park y una misa en el Madison Square Garden.

Con el objetivo de demostrar que nada quedará librado al azar, la policía de Nueva York y unas 50 agencias de seguridad locales, estatales y federales llevaron a cabo el lunes un ejercicio de simulacro con un escenario de francotiradores, derrumbamiento de edificio y explosiones.

Responsables de los grupos especiales de la policía, los servicios de inteligencia, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), el Departamento de Bomberos de Nueva York, la Autoridad de Transporte de Nueva York y Nueva Jersey y los guardacostas, entre otros, estaban presentes en el segundo piso del cuartel del Departamento de Policía de la ciudad.

La alcaldía de Nueva York ya brindó la semana pasada un primer plan detallado con el cierre de numerosas calles, en muchos casos durante casi todo el día, y previno sobre demoras en el tráfico.