Decreto sigue suspendido pese a intento del Gobierno por volverlo a restituir

 5 febrero

West Palm Beach

Un tribunal de apelaciones infligió este domingo un nuevo revés a la administración del presidente Donald Trump, al negarse a restablecer la aplicación del decreto migratorio que bloquea la entrada a Estados Unidos de los nacionales de siete países musulmanes.

El Departamento de Justicia recurrió la noche del sábado, ante el tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito, la decisión de un juez federal de bloquear la aplicación de este decreto, firmado hace ocho días por Trump.

Luego de la decisión de este domingo del tribunal de apelaciones, se mantiene suspendida la aplicación del decreto contra migrantes de Trump, que prohibía la entrada a Estados Unidos a los ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

En la decisión judicial se solicitó a los estados de Washington (noroeste) y Minnesota (norte), que interpusieron la demanda contra el decreto de Trump, que suministren documentación en la que se detalle su oposición al recurso gubernamental antes de las 11:59 p. m. de este domingo.

"No puede creer que un juez ponga a nuestro país en tal peligro. Si algo sucede, ténganlo por responsable, así como al sistema judicial. La gente afluye. Malo!", tuiteó Trump luego de un silencio de casi 24 horas.

"He dado instrucciones al Departamento de Seguridad Interior de controlar a las personas que llegan a nuestro país muy atentamente. Los tribunales hacen la tarea muy difícil!", agregó en la red social.

El juez federal de Seattle (estado de Washington) James Robart emitió el viernes una orden temporal válida en todo el territorio estadounidense que se tradujo el sábado en una suspensión, de las restricciones impuestas por el decreto.

Normalidad

El Departamento de Seguridad Interior había explicado a la AFP que, "de acuerdo con la decisión del juez se habían suspendido todas las acciones para aplicar" el decreto.

La diplomacia estadounidense anunció el sábado que ante la decisión revocó la suspensión de unas 60.000 visas.

La joven iraní Sara Yarjani (der.) fue recibida este domingo por su hermana Sahar al llegar al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles. Yarjani, una estudiante que no podía regresar al país por el veto migratorio firmado por Donald Trump, ingresó a Estados Unidos después de que un juez federal suspendiera el viernes la orden.
La joven iraní Sara Yarjani (der.) fue recibida este domingo por su hermana Sahar al llegar al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles. Yarjani, una estudiante que no podía regresar al país por el veto migratorio firmado por Donald Trump, ingresó a Estados Unidos después de que un juez federal suspendiera el viernes la orden.

Los vuelos internacionales hacia Estados Unidos volvieron a aceptar a los nacionales de los siete países incluidos en el decreto, que también suspendía durante 120 días el programa de acogida de refugiados (y de forma indefinida a los sirios).

Las aerolíneas cambiaron su procedimiento de la noche a la mañana.

Kamal Fadlalla, un médico sudanés, pudo volver este domingo a Nueva York tras estar varado durante una semana en Sudán luego de una visita familiar.

"Es bueno regresar", dijo en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, en Nueva York, donde fue recibido con carteles de "Bienvenido a casa".

En Irán, una mujer de 30 años manifestó a la AFP que había reprogramado su pasaje para Estados Unidos y se disponía a viajar en la noche del domingo para ver a su hermano.

La Casa Blanca pretende seguir el pulso y aplicar el decreto pese a las condenas que llegan incluso del campo republicano.

El vicepresidente Mike Pence recorrió la mañana de este domingo los platós de televisión para expresar su "frustración".

Pence manifestó a la cadena CBS que "todo presidente tiene derecho a criticar a las otras ramas del gobierno federal".

En tanto, decenas de manifestantes se lanzaron eslóganes pro y anti Trump en Nueva York.