10 agosto, 2016
Roberto Rivas, presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), entregó el 6 de enero del 2007 a Daniel Ortega (izquierda) la acreditación oficial como presidente electo para el periodo 2007-2012.
Roberto Rivas, presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), entregó el 6 de enero del 2007 a Daniel Ortega (izquierda) la acreditación oficial como presidente electo para el periodo 2007-2012.

Managua

El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua dio marcha atrás el martes a una normativa que pretendía restringir y penalizar la libertad de expresión durante la campaña para las elecciones legislativas y presidenciales del 6 de noviembre.

"El tema de ética en asuntos electorales únicamente se regirá por lo que señala la Constitución" que protege la libertad de expresión y "anula cualquier otra que se le oponga", informó el presidente del CSE, Roberto Rivas, en rueda de prensa con medios oficiales.

El anuncio anula el reglamento de ética electoral del CSE, publicado el 21 de julio en el diario oficial La Gaceta, cuyo contenido trascendió el lunes en los medios de comunicación.

El reglamento establecía que la campaña electoral debía "ser eminentemente educativa y formativa" y que los medios de comunicación y las personas estaban "obligadas a contribuir" con esa disposición.

El CSE prohibía también a las organizaciones políticas, dirigentes y simpatizantes de partidos usar los medios, incluidas las redes sociales, para hacer demagogia, "ridiculizar a los adversarios y desarrollar una propaganda electorera falsa y confrontativa", so pena de ser acusados judicialmente.

Según esa disposición, el que violara el reglamento sería castigado con una amonestación, y si reincidía sería castigado con una pena de 30 a 180 días de cárcel, de conformidad al artículo 173 de la ley electoral.

Juristas y medios de comunicación independientes calificaron la norma como un hecho insólito e ilegal.

Este martes, el presidente del CSE salió al paso de las críticas alegando que esa normativa "no tiene efecto legal", pese a que había sido publicada en La Gaceta.

Sin intención para limitar. "Bajo ninguna circunstancia ha existido ningún acuerdo, reglamento y disposición alguna que pretenda menoscabar la libertad de expresión", argumentó Rivas, tras dar a conocer un nuevo decreto que anula la normativa publicada el 21 de julio.

La portavoz de gobierno, la primera dama Rosario Murillo, saludó la "rectificación del Consejo Supremo Electoral".

"Nos alegra mucho que quede claro que en Nicaragua hay irrestricta libertad de expresión y comunicación", manifestó la portavoz.

Nicaragua celebrará en noviembre elecciones generales, en las que el presidente Daniel Ortega buscará, junto a su esposa como candidata a la vicepresdencia, ganar su tercer mandato sucesivo y cuarto desde la revolución de 1979.