Deflagración comenzó en habitación de mujeres y se extendió a otro aposento

 8 marzo

San José Pinula, Guatemala.

Un incendio en un albergue para menores víctimas de maltratos acabó en tragedia en Guatemala al cobrar la vida de 20 muchachas, la mayoría de ellas calcinadas, un día después de protestas por presuntos abusos por parte de las autoridades del centro. También hubo al menos 41 lesionados, según las autoridades.

Cuerpos cubiertos con sábanas azules y pedazos de colchones quedaron en lo que parecía un dormitorio del sitio que recibía a menores que fueron víctimas de abuso, que no tienen hogar o que cumplieron alguna sentencia y no tenían adónde ir.

Decenas de familiares esperaron desde la mañana del miércoles fuera del albergue en espera de alguna noticia.

El vocero de los Bomberos Voluntarios de Guatemala, Mario Cruz, dijo a la estación radial Emisoras Unidas que habían rescatado los cadáveres de 19 personas.

"Por el momento, son 19 niñas muertas confirmadas", de las cuales 17 murieron calcinadas y las causas de las otras dos no se ha establecido, informó la secretaria general del Ministerio Público (Fiscalía), Mayra Veliz.

Sin embargo, horas después se confirmó el deceso de una niña 14 años por lo que la cifra de víctimas fatales ascendió a 20.

"La persona murió a causa de las quemadoras que presentaba en el cuerpo. No ha sido identificada y es de unos 14 años", precisó una fuente del departamento de prensa del hospital estatal San Juan de Dios de la capital.

Agregó que a ese centro médico ingresaron 17 heridos, de los cuales 11 se hallaban en estado grave debido a las lesiones.

En tanto, la oficina de prensa del hospital Roosevelt (también estatal) indicó que allí llegaron 24 heridos, seis en estado clínico reservado.

Cruz manifestó que la deflagración comenzó en una vivienda habilitada para mujeres y se extendió a otro dormitorio del Hogar Seguro Virgen de la Asunción.

La instalación, en las afueras de la Ciudad de Guatemala, ha sido criticado por tener superpoblación y por ser escenario de supuestos abusos. El Gobierno señaló que ahí había por lo menos 800 personas, pese a tener una capacidad para 500.

El procurador de Derechos Humanos, Jorge Eduardo De León, señaló en una declaración escrita que en la noche del martes se escaparon varios menores y que al menos 102 habían sido localizados. Refirió que algunos declararon que huyeron porque eran maltratados. "Según afirmaron, los grandes tienen el control y los agreden constantemente... También se quejaron de la alimentación, que además de escasa es de mala calidad".

Las imágenes de los heridos que ingresron a dos hospitales estatales de la capital guatemalteca eran devastadoras.

Dolor y desesperación. En las afueras del centro, ubicado en San José Pinula, a 10 km de la capital, entre el llanto y la desesperación, una multitud esperaba noticias sobre sus familiares. Muchos no podían hablar por el dolor. En los alrededores, se aglomeraban decenas de policías y vehículos de bomberos.

"No quieren dar información de nada", se quejó Rosa Aguirre, una vendedora ambulante de 22 años, quien busca saber qué pasó con sus tres hermanos, dos niñas de entre 13 y 15 años, y un varon de 17.

"Nunca me imaginé que este lugar adonde lo vinieron a meter fuera tan peligroso", se lamentó María Román, una ama de casa que intentaba conocer la suerte de su hijo de 16 años.

Cuestionamientos. El centro a cargo de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia- es blanco desde hace tiempo de un escándalo por denuncias de abusos sexuales contra los internos.

"Esto era una bomba de tiempo, esto era de esperarse", aseguró un exempleado del área administrativa del centro, Ángel Cárdenas, quien aseguró haber interpuesto varias denuncias por abusos de las autoridades.

Rosa Aguirre aseguró que ya había denunciado abusos y maltratos ante la Fiscalía, pero que nunca le prestaron atención.

De acuerdo con la mujer, en el albergue ponían a pelear a sus hermanas entre ellas, mientras que al muchacho lo metían en un lugar llamado 'gallinero', un cuarto oscuro de castigo.

Hilda Morales, procuradora de Derechos Humanos de la Niñez, advirtió de que solicitará la clausura de ese centro y demandará responsabilidad penal contra las autoridades que lo dirigían.

Destacó que el año pasado solicitaron medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) luego de que varias adolescentes denunciaron vejámenes y abusos sexuales en el interior del refugio.

Por su parte, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Guatemala condenó el incidente en un mensaje publicado en su cuenta Twitter.

"Unicef repudia la tragedia en el Hogar Virgen de la Asunción. Estas niñas, niños y adolescentes deben ser protegidos", afirmó.

Etiquetado como: