Disparos se dieron de manera aleatoria

 21 febrero, 2016

CHIGAGO

Al menos siete personas murieron después de que un hombre condujera el sábado por la tarde por una localidad en el oeste de Michigan y disparase contra la gente en los aparcamientos de un restaurante, una tienda de automóviles y un complejo residencial, indicó la policía. Una de las víctimas era una niña de 14 años.

Los tiroteos comenzaron en torno a las 6 de la tarde del sábado.

Una niña de 14 años era una de las cinco personas que murieron tras ser baleadas ante un restaurante Cracker Barrel, indicó el subjefe de la policía del condado de Kalamazoo, Paul Matyas. Un hombre y su hijo fueron baleados ante el concesionario de autos. La octava víctima era una mujer que recibió varios disparos en un complejo de apartamentos y que se encontraba en estado grave en un hospital local, dijo Matyas, corrigiendo una estimación previa de nueve personas afectadas.

El oficial había dicho antes que los disparos parecían haberse hecho al azar y sin un objetivo concreto, en una situación que describió como "el peor escenario posible".

"Estos son asesinatos aleatorios", dijo.

El sospechoso no se resistió cuando se le acercaron varios agentes, dijo el oficial a WWMT-TV . En el vehículo se encontraron varias armas.

"La amenaza para el público ha terminado", afirmó Matyas.

Kalamazoo se encuentra unos 257 kilómetros (160 millas) al oeste de Detroit.