25 abril, 2016
El expresidente Otto Pérez Molina (atrás) y la exvicepresidenta Roxana Baldett asistieron este lunes 25 de abril a la audiencia de primera declaración por el caso de corrupción descubierto en la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) en el que se encuentran implicados, en Ciudad de Guatemala (Guatemala).
El expresidente Otto Pérez Molina (atrás) y la exvicepresidenta Roxana Baldett asistieron este lunes 25 de abril a la audiencia de primera declaración por el caso de corrupción descubierto en la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) en el que se encuentran implicados, en Ciudad de Guatemala (Guatemala).

Ciudad de Guatemala

El testigo especial del Ministerio Público (MP-Fiscalía) Juan Carlos Monzón aseguró el lunes que el expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina se reunió con responsables españoles de la empresa Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) para pactar la adjudicación de un contrato tras el pago de una comisión de 30 millones de dólares.

De estos, 24,5 millones irían destinados a los socios locales de la estructura (Pérez Molina y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti), 5 millones para un grupo de argentinos involucrados en la trama y medio millón para otros gastos.

Así se desprende de la declaración de anticipo de prueba de Monzón, exsecretario privado de la entonces número 2 del Gobierno, Baldetti, reproducida este lunes durante la vista de primera declaración contra los 12 implicados en la trama de corrupción por la ampliación de la terminal marítima Puerto Quetzal, la mayor del país.

Las palabras de Monzón, algunas de las cuales fueron filtradas la semana pasada en algunos medios locales, fueron tachadas de "ridiculez" por Pérez Molina incluso antes de que se iniciara la vista.

La versión del testigo especial de la Fiscalía implica también a Baldetti, pues fue ella quien lo puso en contacto con los responsables de TCQ y quien tomaba las decisiones sobre el contrato de usufructo.

Monzón, según su propia versión, habría sustituido a Guillermo Lozano, con orden de captura internacional, y a Gustavo Martínez, detenido y pareja sentimental de una de las hijas de Pérez Molina, como intermediarios entre el binomio presidencial y los responsables españoles de TCQ, apelados "Los Peludos".

Ante las dudas de Juan José Suárez, director general de TCQ, filial en Guatemala de la firma española Terminal de Contenedores de Barcelona (TCB), sobre las negociaciones, Monzón organizó una reunión en la Casa Presidencial, a la que acudieron el jefe español de la empresa, Ángel Pérez-Maura, sobre quien pesa una orden de captura internacional, el expresidente Pérez Molina y los propios Suárez y Monzón.

En ella, el exmandatario habría acordado el pago de 30 millones de dólares como requisito para la adjudicación del usufructo de la terminal a TCQ por un periodo de 25 años.

A través de un entramado fiscal, los miembros de la trama habrían percibido 12 millones de dólares de esta comisión.

En su relato, el colaborador eficaz, que no estuvo presente este lunes en la sala y su testimonio fue difundido mediante un audio reproducido en computadora, detalló también cómo corrompieron a los líderes sindicales de la portuaria Lázaro Noé Reyes Mata, Julio Norberto Esquivel Orellana y Julio César Zamora con el pago de 250.000 quetzales (32.291 dólares).

La declaración de Monzón se produjo después de que el presidente del Juzgado B de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez, decidió no atender la petición de los abogados defensores de suspender la audiencia mientras no se resolviesen los procesos presentados por el usufructo en la Sala Sexta de lo Contencioso Administrativo y en el Juzgado Octavo de Primera Instancia Civil.

Según las investigaciones preliminares, entre enero de 2012 y abril de 2015, la trama realizó las gestiones necesarias para adjudicar al contrato a TCQ a cambio del pago de la comisión.

Pérez Molina y Baldetti abandonaron el poder el año pasado salpicados por el escándalo de corrupción en las aduanas del país conocido como "La Línea", por el que están en prisión preventiva a la espera de conocer si irán a juicio.

El abogado del expresidente Pérez Molina (2012-2015), César Calderón, aseguró que no se cometió ningún fraude en la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) y pidió el fin de la "persecución penal" contra su patrocinado y los otros 10 supuestos implicados en el caso.

La audiencia de primera declaración continuará este martes.