29 septiembre, 2015

Londres. AFP. La petrolera Royal Dutch Shell anunció este lunes que interrumpirá las polémicas perforaciones de gas y petróleo en Alaska debido a resultados considerados decepcionantes, anunció un comunicado de la empresa anglo-holandesa.

El presidente estadounidense, Barack Obama, había encolerizado a los ecologistas al autorizar, en mayo, a Shell a hacer perforaciones submarinas en el mar de Chukchi, en el Ártico.

Empero, tras dos meses de exploración, Shell estimó que el resultado de las perforaciones era “claramente decepcionante”, por lo cual decidió no seguir adelante. Agregó que había perforado “hasta una profundidad de 6.800 pies” (unos 2.070 metros) en el pozo Burger J, sito en el mar a unos 240 km, frente a la ciudad de Barrow , Alaska.

“Shell encontró indicios de petróleo y gas en el pozo Burger J, pero no son suficientes para justificar una mayor exploración”, dijo un comunicado.

“El pozo será sellado y abandonado de conformidad con las reglas de Estados Unidos”, agregó el comunicado.

Plataforma petrolera lista para ser trasladada al Ártico. | AFP
Plataforma petrolera lista para ser trasladada al Ártico. | AFP

En un futuro previsible, Shell cesará la exploración en la costa de Alaska, señaló la empresa.

“Esta decisión refleja tanto el resultado en Burger J, como los altos costos asociados con el proyecto y el entorno regulatorio federal, difícil e imprevisible, para las aguas de Alaska”, añadió.

Shell precisó que iba a inscribir en su balance las “cargas financieras” vinculadas con la suspensión que serán detalladas el próximo 29 de octubre, al presentar los resultados.

La compañía precisó que su actividad en Alaska representaba unos $3.000 millones y que tendrá que pagar alrededor de $1.100 millones a las empresas subcontratadas.

La Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA por sus siglas en inglés) de EE. UU. estimó en el 2008 que hay 90.000 millones de barriles de crudo y gran cantidad de gas en el Círculo Polar Ártico, la mayoría en el litoral.

Para los grupos ambientalistas, las perforaciones agravaban los riesgos sobre una fauna confrontada ya a la amenaza del deshielo provocado por el cambio climático.

El final del proyecto de Shell es el último episodio de una historia accidentada.

Antes de empezar la exploración, Shell tuvo que aplazarla por varios problemas embarazosos con sus torres de perforación.

“El equipo de Shell Alaska ha trabajado bien y de manera particularmente segura en todos los aspectos del programa de exploración de este año”, dijo Marvin Odum, director de Shell Upstream Americas.

“Shell sigue viendo un potencial importante para la exploración en la ciencia, y la zona será probablemente de gran importancia estratégica para Alaska y Estados Unidos”, agregó.

“De todos modos, es un desenlace claramente decepcionante”, concluyó.