De ser hallado culpable, podría ser expulsado de la Cámara Baja

 6 septiembre
El senador Bob Menéndez dio declaraciones a la prensa, el miércoles 6 de setiembre del 2017, antes de ingresar al tribunal de Newark, Nueva Jersey, donde enfrenta uin juicio por corrupción. Con él, su hija Alicia.
El senador Bob Menéndez dio declaraciones a la prensa, el miércoles 6 de setiembre del 2017, antes de ingresar al tribunal de Newark, Nueva Jersey, donde enfrenta uin juicio por corrupción. Con él, su hija Alicia.

Washington

Un inusual proceso por corrupción comenzó este miércoles contra el senador demócrata estadounidense Robert Menéndez, quien está en riesgo de ir a prisión como consecuencia de este caso, que puede tener consecuencias políticas importantes para el país.

A Menéndez, de 63 años y senador por Nueva Jersey, lo acusan los fiscales federales de utilizar sus funciones para defender los intereses de su rico amigo Salomon Melgen, oftalmólogo y hombre de negocios de Florida, a cambio de regalos y donaciones políticas.

La Fiscalía tiene al menos 14 cargos de acusación, correspondientes al periodo entre el 2006 y el 2013.

Menéndez se habría beneficiado de numerosos vuelos gratuitos en avionetas privadas, del préstamo de una casa en República Dominicana, de tres noches en el lujoso hotel Park Hyatt Paris-Vendôme, de cenas, de partidos de golf... y de más de $750.000 en donaciones de campaña.

A cambio, según la acusación, el senador ayudó a Melgen para que su compañía de control de mercancías ganara un contrato con la aduana de República Dominicana, intervino para que novias brasileñas, dominicanas y ucranianas del doctor obtuvieran visas estadounidense, y colaboró para solucionar un litigio con el ministerio de Salud.

El proceso busca probar que las ayudas del senador cayeron en el marco de la corrupción y no resultaban solo de la relación de amistad entre los dos hombres.

"Nunca deshonré mi función", declaró el senador, antiguo presidente de la comisión de Asuntos Exteriores, al llegar este miércoles al tribunal federal de Newark, cerca de Nueva York.

El proceso podría durar unos dos meses, según la web Politico.

Consecuencia política. Si el senador Menéndez es condenado, la presión política para que renuncie será enorme. La última condena de un senador en ejercicio por corrupción ocurrió en 1981 contra otro demócrata de Nueva Jersey, Harrison Williams, quien finalmente renunció a su puesto tras ser amenazado de expulsión por sus colegas.

En caso de dimisión o expulsión, le corresponderá al gobernador de Nueva Jersey nombrar un reemplazo, porque el Congreso no tiene un sistema de suplencias. El actual gobernador, hasta enero, es el republicano Chris Christie, quien seguramente elegiría a un miembro de su partido, haciéndole perder un sitio a los demócratas.

La actual repartición en el Senado es de 52 curules republicanas y 48 demócratas.