26 julio, 2013

Ariel Castro, acusado de secuestrar a tres jóvenes durante más de una década en la ciudad de Cleveland (EE UU), aceptó hoy la condena a cadena perpetua, sin opción a libertad condicional, más 1.000 años de prisión para evitar ser ejecutado.

Durante una audiencia preliminar, la defensa de Castro llegó a un acuerdo con la Fiscalía que evitará continuar con el juicio y una posible sentencia a pena de muerte para Castro, que se enfrentaba a 977 cargos en su contra. Como parte del acuerdo, Castro se declaró culpable.

 ARCHIVOAriel Castro, el pasado 9 de mayo, durante la instrucción formal de cargos en la Corte Municipal de Cleveland, por el secuestro de tres mujeres. Aquí, con la defensora pública Kathleen DeMetz (der.).
ARCHIVOAriel Castro, el pasado 9 de mayo, durante la instrucción formal de cargos en la Corte Municipal de Cleveland, por el secuestro de tres mujeres. Aquí, con la defensora pública Kathleen DeMetz (der.).

“¿Usted entiende que nunca volverá a salir de la cárcel?”, preguntó el juez a Castro durante la audiencia, a lo que este contestó un rotundo “sí”.