Existe una fuerte posibilidad de que haya segunda ronda, según encuestas

 2 febrero, 2014
Miembros de la Policía Nacional Civil custodian a varios pandilleros detenidos durante un operativo el viernes en San Salvador. En las calles del país actúan unos 50.000 mareros, según las autoridades. | EFE
Miembros de la Policía Nacional Civil custodian a varios pandilleros detenidos durante un operativo el viernes en San Salvador. En las calles del país actúan unos 50.000 mareros, según las autoridades. | EFE

San Salvador. AFP. Agobiados por la violencia de las pandillas y las estrecheces económicas, los salvadoreños acudirán el domingo a las urnas, bajo fuertes medidas de seguridad, para decidir entre la continuidad de un gobierno de izquierda o si vuelven a la derecha.

El candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, gobernante, de izquierda), el vicepresidente Salvador Sánchez Cerén , figura favorito en las encuestas, seguido de cerca por el alcalde Norman Quijano , de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha), aunque las encuestas prevén una segunda ronda.

Sánchez Cerén, de 69 años, busca retener con promesas de programas sociales el poder que alcanzó hace cinco años el FMLN con Mauricio Funes, mientras que Quijano, de 67 años, se propone recuperarlo para Arena ofreciendo enfrentar con firmeza a las pandillas.

Acabada la campaña electoral el miércoles, las calles de San Salvador quedaron tapizadas de banderas rojas del FMLN y azul, rojo y blanco de Arena. Vehículos de militantes de uno u otro partido andan por las calles con sus emblemas, sin que se haya incidentes.

“Esperamos elecciones tranquilas, en paz, para que la mayoría de ciudadanos salga a votar porque la fuerza pública les cuidará”, manifestó Funes a las misiones de los tribunales electorales de varios países y de la Organización de Estados Americanos (0EA).

Funes celebró que el proselitismo transcurrió sin “incidentes de violencia” y adelantó que “el fantasma del fraude está descartado" por los controles que ejercen los mismos partidos políticos y por la “transparencia” del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Los resultados preliminares de los comicios, de acuerdo con el presidente del TSE, Eugenio Chicas, se conocerán alrededor de las 10 p. m,

Desafío de la violencia. El partido que resulte electo, que deberá tomar posesión en junio, debe resolver el problema que genera la delincuencia común y las violentas pandillas, a pesar de sostener una tregua entre ellas redujo los homicidios de 14 a 6,8 por día.

Sin embargo, las extorsiones a pequeños empresarios como autobuseros y comerciantes, así como a ciudadanos en general, no han cesado, lo que hace dudar a muchos de la sinceridad de la tregua vigente desde marzo de 2012.

En el transitado paseo general Escalón y en algunas otras calles amaneció colgada ayer entre los postes del tendido eléctrico una pancarta con el rostro de Sánchez Cerén y el de un pandillero tatuado con la inscripción “Un voto por el FMLN es un voto por las maras”.

Arena acusa al partido gobernante de haber favorecido a las pandillas con la tregua, mientras que Funes sostiene que los planes de “mano dura” que gobiernos de derecha ejecutaron entre 1999 y 2009 “fracasaron”.

De acuerdo con las autoridades, en las cárceles se hallan 10.000 pandilleros, pero en las calles operan otros 50.000.

La derecha y la izquierda han denunciado coacciones a los electores, pero el TSE negó que haya amenazas contra el proceso.

Aunque las pandillas anunciaron que respetarán las elecciones, miles de miembros del Ejército y la Policía vigilarán la jornada.