15 noviembre, 2016
En plena campaña electoral, Donald Trump (derecha) y Rudy Giuliani entraron en una tienda en Moon Township, Pensilvania, para comprar unas galletas.
En plena campaña electoral, Donald Trump (derecha) y Rudy Giuliani entraron en una tienda en Moon Township, Pensilvania, para comprar unas galletas.

Nueva York

El exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani emerge seriamente como candidato al puesto de secretario de Estado en el futuro gobierno de Donald Trump, según una consejera cercana al presidente electo.

A nueve semanas del cambio de mando, Trump tiene previsto reunirse esta tarde en Nueva York con su vicepresidente, Mike Pence, para trabajar en la composición de la próxima administración de Estados Unidos.

"Su nombre fue mencionado seriamente para el puesto de secretario de Estado, una función para la que está calificado y un trabajo que haría realmente bien", declaró al canal Fox News la directora de campaña del magnate, Kellyanne Conway, muy implicada en el proceso de conformación del nuevo equipo de gobierno.

Miembro del círculo más íntimo del millonario republicano, Giuliani ya había sido nombrado como posible candidato a encabezar el Departamento de Justicia, aunque el exalcalde de Nueva York dijo finalmente el lunes durante una conferencia pública en Washington que no ocuparía ese cargo.

Giuliani, de 72 años, dirigió el gobierno municipal neoyorquino de 1994 al 2001. Su cargo terminó justo antes de que ocurrieran los atentados del 11 de setiembre. Antes, como fiscal antimafia, logró bajar la tasa de criminalidad de la ciudad.

Durante la carrera hacia la Casa Blanca apoyó inquebrantablemente a Trump.

El exembajador ante Naciones Unidas John Bolton también está en carrera para el mismo puesto.

"John sería una muy buena elección", expresó Giuliani en la conferencia organizada por el diario The Wall Street Journal. Pero cuando le preguntaron si había alguien mejor para encabezar el Departamento de Estado, Giuliani respondió: "Quizás yo, no lo sé".

Bolton no mencionó sus oportunidades durante una entrevista este martes a Fox News, pero parecía estar pasando examen para el cargo, destacando las relaciones de Washington con Moscú al día siguiente del llamado de Trump al mandatario ruso, Vladimir Putin.

"Creo que una de las razones por las que Putin es muy informal acerca de expandir la influencia de Rusia, sacando ventaja sobre Estados Unidos en Europa del Este y en Oriente Medio, es que él considera, bastante correctamente, a Barack Obama como un líder extremadamente débil", expresó.

"Creo que Trump será lo opuesto", agregó Bolton, quien como representante estadounidense ante la ONU entre el 2005 y el 2006 dijo que si la sede de la organización perdía 10 pisos "no habría diferencia".

Rudy Giuliani en una alocución, el 10 de octubre, en Ambridge, Pensilvania.
Rudy Giuliani en una alocución, el 10 de octubre, en Ambridge, Pensilvania.

Otros nombres y otros cargos. Otro nombre que suena para ocupar puestos en el nuevo gobierno es el senador por Alabama, Jeff Sessions, quien apoyó a Trump desde el principio. Podría convertirse en fiscal general, secretario de Defensa o jefe del Departamento de Seguridad Interior. Sessions es un firme defensor de las restricciones a la inmigración.

Los primeros nombramientos de Trump incluyeron a Steve Bannon, dueño del portal de noticias de extrema derecha Breitbart, como principal estratega y asesor de la Casa Blanca, una elección criticada por demócratas y otros que lo consideran el favorito de los supremacistas blancos.

Los medios afirmaron que las negociaciones provocaron muchas tensiones en el equipo de Trump y CNN llegó a describirlas como una "lucha mortal".

El empresario inmobiliario y Pence "van a examinar una lista de nombres" para los diferentes puestos del próximo gobierno, explicó el encargado de comunicación del equipo de transición, Jason Miller, a periodistas congregados en la Torre Trump de Manhattan.

Por segundo día consecutivo, se vio entrar al lujoso edificio a Steve Mnuchin, exdirigente del banco Goldman Sachs, a quien se menciona para encabezar el Departamento del Tesoro.

El presidente electo parece tironeado entre su promesa de campaña de sacudir al establishment de Washington y la necesidad de apoyarse en un equipo de profesionales que disponga de buenos contactos en el Congreso.

Trump nombró el domingo a Reince Priebus como próximo jefe de gabinete de la Casa Blanca. En tanto, el general retirado Michael Flynn podría ocupar el cargo de Asesor de Seguridad Nacional.