7 abril, 2015

CHARLOTTESVILLE, Virginia, EE.UU. AFP. Un artículo de la revista Rolling Stone sobre una supuesta cultura de acoso sexual en la Universidad de Virginia está plagado de errores periodísticos y Jackie, la estudiante protagonista de la historia, no es culpable de las fallas de la revista, expresó ayer el decano de la Facultad de Periodismo de Columbia, Steve Coll.

“Rechazamos cualquier insinuación de que Jackie tuvo la culpa”, dijo Coll, en conferencia de prensa en Nueva York.

Rolling Stone prometió someter a examen sus prácticas periodísticas, pero indicó que no habrá despidos después de la fuerte crítica de cómo investigó y publicó un artículo –luego desacreditado– sobre una presunta violación colectiva en la universidad.

Columbia intervino por pedido de Rolling Stone. Acusó a la revista por la manera de manejar un reportaje que horrorizó a los lectores, provocó protestas en la universidad y dio lugar a un debate nacional sobre el acoso sexual en los campus universitarios.

Dos semanas antes, el Departamento de Policía de Charlottesville había informado de que no halló pruebas que respaldaran las denuncias de la presunta víctima, quien afirmó que fue violada por siete hombres durante un evento social en el local de una fraternidad.

Coll destacó que el problema de los ataques sexuales en las universidades es importante para la opinión pública y que los periodistas deben obligar a las instituciones a rendir cuentas, pero Rolling Stone no aplicó los criterios fundamentales, tales como el de atribuir la información a las fuentes.

La fraternidad Phi Kappa Psi dijo que tiene la intención de “tomar todas las medidas legales posibles contra la revista”.

Steve Coll, de la Facultad de Periodismo de Columbia. | AP
Steve Coll, de la Facultad de Periodismo de Columbia. | AP

Phi Kappa Psi agregó en un comunicado que el artículo fue leído por millones y provocó que los miembros de la fraternidad fueran víctimas de ostracismo y que la casa de la organización fuera atacada por vándalos.

La revista se retractó del artículo luego de que la prestigiosa escuela de periodismo emitiera un mordaz reporte.

La forma en que la revista reportó, editó e investigó el artículo es una “historia de fallas periodísticas evitables”, subrayó en su reporte la Facultad de Periodismo de la Universidad de Columbia difundido el domingo.

“Las fallas afectaron el contenido, la edición, la supervisión editorial y la verificación de los hechos”, se dijo en el texto que difundieron la Facultad de Periodismo y la propia revista en sus páginas de Internet.

El director editorial de Rolling Stone , Will Dana, ofreció una disculpa en la página de Internet de la publicación e informó de que la revista se retractaba oficialmente del artículo.

“Quisiéramos disculparnos ante nuestros lectores y ante todos aquellos que fueron perjudicados por nuestro texto y sus consecuencias colaterales”, escribió Dana.

Sabrina Rubin Erdely, autora del artículo refutado, también se disculpó por no verificar los hechos que había relatado la supuesta víctima.

En un comunicado enviado a The Associated Press, Erdely admitió que “no hizo lo suficiente para verificar” la narración de “Jackie” en el texto intitulado Una violación en el campus que se publicó el 14 de noviembre.

“El leer el recuento de Columbia de los errores y juicios erróneos de mi reportaje fue una experiencia brutal y aleccionadora”, comentó.

Sin embargo, el director de la revista, Jann S. Wenner, dijo a The New York Times que Erdely seguirá colaborando con la revista y que ni su editor ni Dana serán despedidos.

Rolling Stone había solicitado una revisión independiente después de que numerosos medios noticiosos encontraron fallas en el artículo.

El reportaje se concentró en la supuesta víctima a la que, en voz de ella, la violaron siete hombres en la casa de la fraternidad Phi Kappa Psi durante un evento social hace más de dos años.

El contenido también describió una cultura oculta de violencia sexual atizada por un consumo descontrolado de alcohol en una de las universidades públicas de mayor prestigio en la nación.

El jefe policial de Charlottesville, Timothy Longo, dijo el 23 de marzo en conferencia de prensa que sus investigadores, con los que rehusó cooperar “Jackie”, no habían encontrado pruebas que respaldaran lo dicho sobre ambas situaciones.

El artículo suscitó protestas en la universidad en Charlottesville, pero el relato comenzó a perder sustento.

Otras organizaciones noticiosas se enteraron que Erdely había aceptado no establecer comunicación con los acusados. Tres amigos de Jackie rechazaron la afirmación de la autora de que convencieron a la presunta víctima para que no denunciara la agresión, y fue imposible localizar al hombre descrito como la persona que la llevó arriba a una habitación en la casa de la fraternidad.

Para el 5 de diciembre, Rolling Stone reconoció que “ahora parece que hay contradicciones en el relato de Jackie”.

En el texto de la Facultad de Periodismo se afirmó que el artículo de Rolling Stone podría cernir las dudas sobre futuras acusaciones de violación. También dañó la reputación de la sección de la fraternidad Phi Kappa Psi en la Universidad de Virginia y describió como negligente a la administración de la escuela.

Asimismo, concluyó que aunque el personal editorial de Rolling Stone se ha reducido 25% desde el 2008, el problema no fue la falta de recursos humanos.