14 agosto, 2014

Panamá. AFP. Cientos de pequeñas cruces blancas numeradas rodeadas de árboles, a la orilla de una carretera, simbolizan el fracaso del conde francés Ferdinand de Lesseps por construir el ahora centenario canal de Panamá.

Un monolito, agrietado por el tiempo, hierba alta y dos coronas de flores marchitas con la bandera francesa ensalzan el esfuerzo por tratar de abrir una vía entre los océanos Pacífico y Atlántico, entre 1881 y 1904.

En ese cementerio, ubicado en el barrio de Paraíso, cerca del Canal, en las afueras de la capital panameña, yacen los restos de cientos de franceses. Son solo una pequeña parte de los miles de trabajadores que murieron en el fallido proyecto, que construyeron los estadounidenses de 1904 a 1914.

“El proyecto francés fracasó por los deficientes estudios técnicos, el despilfarro y la corrupción que llevó a su debacle, y por las enfermedades”, dijo Reymundo Gurdián, subdirector del Instituto de Estudios Nacionales de la Universidad de Panamá .

Maquinaria francesa yacía abandonada en 1908 en Panamá, 20 años después del fracaso del proyecto del proyecto de la Compañía Universal.
Maquinaria francesa yacía abandonada en 1908 en Panamá, 20 años después del fracaso del proyecto del proyecto de la Compañía Universal.

Según estimaciones, unos 22.000 obreros murieron en las excavaciones iniciales, principalmente por malaria y fiebre amarilla. También, de pulmonía, tuberculosis y otros males por mala alimentación y condiciones sanitarias. La mayoría de los trabajadores eran antillanos –en especial de Jamaica–, chinos y franceses.

Muchos obreros, obligados a trabajar bajo la lluvia y en aguas estancadas donde se reproducían los mosquitos que transmitían las enfermedades, murieron abandonados por sus empresas, que incluso los despedían para no pagarles el hospital, reseñan varios historiadores.

Pero no solamente las enfermedades acabaron con el sueño francés. Lesseps, quien había construido el canal de Suez , creó la Compañía Universal para hacer una vía interoceánica en Panamá a nivel y no con esclusas.

Ese plan dificultó, retrasó y encareció la obra, cuyo costo inicial fue de $102 millones de la época. El despilfarro y la corrupción terminaron por quebrar a la Compañía Universal, que llegó incluso a pagar a sus inversionistas con bonos de lotería.

Aunque la sentencia no se hizo efectiva, Lesseps fue condenado a prisión por malversación de fondos junto a Gustave Eiffel , quien, pese a su oposición inicial, trabajó en el proyecto del canal en plena construcción de su torre en París.

En 1889 se pararon las obras con $240 millones gastados por 450.000 inversionistas franceses. Muchas familias quedaron en quiebra. Fue el mayor escándalo político y financiero de la época en Francia.

[[BEGIN:INLINEREF LNCVID20140813_0011]]En 1904[[END:INLINEREF]], Estados Unidos retomó el proyecto y otros 5.600 obreros murieron durante la construcción, hasta que por fin el Canal fue inaugurado el 14 de agosto de 1914.

“Nunca se podrá saber con certeza el número de muertos de una obra donde los norteamericanos aprendieron y aprovecharon una gran parte del trabajo de los franceses”, expresó Gurdián.

Los pájaros y el paso de los autos rompen el silencio del cementerio francés, donde apenas hay 10 lápidas entre cientos de cruces identificadas solo con un número.