23 agosto, 2013

Ciudad de Panamá

Las autoridades de Panamá impusieron medidas cautelares al predicador evangélico más reconocido del país por presunto robo de tierras.
Las autoridades de Panamá impusieron medidas cautelares al predicador evangélico más reconocido del país por presunto robo de tierras.

El líder de la iglesia evangélica más grande de Panamá, Edwin Álvarez, no podrá salir de su país después que las autoridades judiciales le hayan aplicado medidas cautelares por el supuesto robo de tierras, informó este viernes un abogado relacionado al proceso.

Álvarez, el predicador evangélico más mediático de Panamá, está acusado de falsificar documentos en el registro público para hacerse con 13 hectáreas de tierra ubicadas en la vía Panamericana cerca de la entrada de los distritos de Boquerón y Alanje, en la provincia de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica.

Por este caso de "robo o hurto de tierras que se ha hecho en el registro público" la fiscalía ha dispuesto medidas cautelares que "consisten en prohibirle la salida del país al pastor (Álvarez)", dijo a los periodistas José María Lezcano, abogado acusador.

Además, Álvarez, quien aparece cotidianamente en televisión dando sus sermones religiosos, deberá acudir a la fiscalía dos veces por semana para firmar, según Lezcano.

Aunque las tierras en litigio, reclamadas por el ganadero Ricardo Sittón, están ubicadas en la provincia de Chiriquí, Álvarez debe de rendir cuentas a las autoridades judiciales en la provincia de Herrera (centro), donde presuntamente habría registrado de forma fraudulenta los terrenos.

Este religioso, considerado un apóstol por sus acólitos, lidera la comunidad apostólica Hosana, propietaria en Panamá de varios medios de comunicación audiovisuales, clínicas médicas, centros educativos y hasta uno de los templos religiosos más grandes del país.

Etiquetado como: