Reiteró que vetará proyectos de ley que atenten contra sus planes de gobierno

 22 enero, 2015

Washington. AP. Pese a que le queda poco tiempo en la presidencia, el presidente Barack Obama ha adoptado una postura combativa y está decidido a defender sus avances en los dos años que le restan, así como a imponer condiciones a los republicanos que han resurgido electoralmente.

En su penúltimo discurso del Estado de la Unión , el presidente rechazó cualquier percepción de que debería sentirse amedrentado ante los resultados de las elecciones legislativas de noviembre , en las que los republicanos obtuvieron una resonante victoria.

Aunque Obama planteó emotivamente durante su discurso la necesidad de encontrar posturas comunes con los republicanos, en las 11 semanas transcurridas desde esos comicios ha emitido siete amenazas de veto (dos de ellas justo antes de su mensaje del martes) y ha dado pocas señales de acercarse a los republicanos en propuestas políticas específicas.

El presidente se comprometió a presentar iniciativas que sean “prácticas, no partidistas”. Sin embargo, sus propuestas de elevar los impuestos a los ricos, ofrecer colegiatura universitaria gratis a algunos estudiantes, ampliar las licencias pagadas por enfermedad a los trabajadores y otros beneficios, no encontrarán mucho apoyo entre los republicanos.

Obama adelantó además su advertencia a los republicanos de que si le presentan un proyecto de ley dirigido a revertir los avances de su gobierno en atención médica, reformas financieras o en migración lo vetaría .

Rompiendo con la tradición, el mandatario desechó el suspenso y difundió por adelantado los detalles de su discurso del Estado de la Unión mucho antes de que lo pronunciara el martes ante una sesión conjunta del Congreso y millones de televidentes.

El presidente estadounidense, Barack Obama, pronunció la noche del martes su discurso sobre el Estado de la Unión en la Cámara de Representantes, en el Capitolio, en Washington. | EFE
El presidente estadounidense, Barack Obama, pronunció la noche del martes su discurso sobre el Estado de la Unión en la Cámara de Representantes, en el Capitolio, en Washington. | EFE

En momentos en que la audiencia de televisión del discurso es cada vez más baja, la Casa Blanca decidió convertir el discurso en una campaña que dure varias semanas, en lugar de ceder los reflectores a los republicanos durante gran parte de enero.

El presidente pintó un halagador panorama al hablar de “una economía en crecimiento, déficits a la baja, una pujante industria y una enorme producción de energía”. Mostró también entusiasmo al afirmar que “la economía de la clase media funciona. Aumentar las oportunidades funciona. Y estas políticas seguirán funcionando mientras los políticos no se interpongan”.

En la respuesta republicana al discurso de Obama, la senadora Joni Ernst, de Iowa, habló de mejorar la cooperación y poner fin al hiperpartidismo legislativo.

Sin embargo, Ernst presentó un panorama distinto al de Obama: mencionó el estancamiento de sueldos, la pérdida de empleos y una “mentalidad obsoleta”.

William Galston, un exfuncionario del gobierno del presidente Clinton, piensa que Obama camina por dos sendas: una más combativa rumbo a las elecciones nacionales del 2016 y otra más conciliadora con el objetivo de hacer funcionar las cosas en el 2015.