26 octubre, 2013
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó que la educación es clave para que su país mantenga la competitividad frente a otras naciones.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó que la educación es clave para que su país mantenga la competitividad frente a otras naciones.

Nueva York

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Barack Obama, salió hoy en defensa de la escuela pública y pidió al Congreso que no escatime recursos en educación, puesto que ello repercutiría en la competitividad futura del país y dejaría a las generaciones futuras de estadounidenses en desventaja respecto a otros países.

“Si no fijamos las prioridades correctas ahora, estaremos en desventaja competitiva con respecto a otros países. Si la educación es cara, más cara es la ignorancia”, arengó Obama a los estudiantes del instituto P-TECH de Nueva York, un centro que, en colaboración con la compañía de informática IBM, forma a sus alumnos con énfasis en la tecnología.

Para que la educación sea una prioridad, el mandatario emplazó al Congreso a aprobar un presupuesto que refleje “la necesidad de invertir en los jóvenes” y se mostró convencido de que EE.UU. dispone de los recursos suficientes “para ser responsable fiscalmente e invertir en la educación”.

“No me digan que podemos hacer frente a los costes de un cierre de Gobierno y no a la inversión en educación”, lanzó, como dardo, a los congresistas.

Para el dirigente, EE.UU. gozaba hasta ahora de una superioridad económica tan grande en el mundo que “no tenía competidores”, algo que ha cambiado durante los últimos tiempos y ahora debe hacer frente a muchos competidores directos, especialmente en los campos de las ciencias, las matemáticas y la tecnología.

“Sin una fuerza de trabajo educada, los empleos se irán y eso es algo que saben los otros países”, remachó.

En este sentido, Obama defendió un modelo de escuela pública que facilite la integración laboral de los estudiantes y puso como ejemplo el P-TECH de Brooklyn, un centro que, pese a encontrarse en una zona deprimida de Nueva York, debería servir, a su juicio, de paradigma para todo el país.

“Deberíamos hacer todo lo que podamos para que más niños puedan ir a escuelas como esta. Tienen oportunidades aquí que no se encuentran en muchos institutos”, dijo el mandatario estadounidense a los alumnos de esta escuela, en donde el 76 % de los estudiantes son afroamericanos y otro 16 % hispanos.

Obama explicó que compañías tecnológicas y de telecomunicaciones como Verizon, Microsoft y Cisco han visto “que esto es una buena idea”—en referencia al paso dado por IBM—y creen que deben hacerlo también.

“Centros como P-TECH nos ayudarán a prepararlos para una economía global. Las compañías querrán contratarlos, serán los primeros de la fila cuando se graduen y vayan a buscar empleo”, animó el presidente a los alumnos.

La escuela pública de Brooklyn forma a sus estudiantes con especial énfasis en la informática y la ingeniería, con el objetivo de que estos salgan del centro con “un valor añadido” y, cuando se gradúan, reciben, además del correspondiente diploma escolar, un título asociado con informática o ingeniería.

Obama, que ya se había referido a esta misma escuela en su discurso sobre el Estado de la Unión a principios de año, destacó la necesidad de “rediseñar las escuelas” para que estas enseñen “las habilidades que exige una economía de alta tecnología”.