9 mayo, 2015
La secretaria Loretta Lynch (centro), participó ayer en una conferencia de prensa en el Departamento de Justicia, en Washington. | EFE
La secretaria Loretta Lynch (centro), participó ayer en una conferencia de prensa en el Departamento de Justicia, en Washington. | EFE

Washington. AFP. El Departamento de Justicia de Estados Unidos abrió ayer una investigación sobre denuncias de prácticas discriminatorias en la Policía de Baltimore, en medio de una polémica por la brutalidad policial contra afroamericanos.

La nueva secretaria de Justicia, Loretta Lynch, lanzó la investigación, que determinará “si la Policía de Baltimore participó en un tipo de prácticas en violación de la Constitución” y de los derechos civiles.

Lynch dijo a periodistas que la pesquisa empezará de inmediato y pondrá el foco en denuncias de que agentes de policía de Baltimore “hacen uso excesivo de la fuerza, inclusive mortal, realizan requisas, decomisos y arrestos ilegales, e incurren en prácticas discriminatorias”.

Freddy Gray, un joven negro de 25 años, murió el 19 de abril debido a graves heridas en la columna sufridas luego de ser arrestado una semana antes por la policía de esta ciudad portuaria, de 620.000 habitantes, en el noreste de Estados Unidos.

Desacuerdo. La muerte de Gray generó disturbios que dejaron negocios saqueados, decenas de oficiales heridos y cientos de manifestantes arrestados.

Seis policías fueron acusados por delitos relacionados con la muerte de Gray, entre ellos, asesinato en segundo grado.

El de Baltimore es el último de varios casos de muertes de negros desarmados a manos de la policía, como sucedió en Ferguson y Nueva York, seguidos de manifestaciones callejeras.

“Hemos tenido un número de situaciones que evidencian la fractura en varias comunidades. En diferentes partes del país, en ciudades de todos los tamaños”, manifestó Lynch.

En otro episodio, el vocero del Departamento de Justicia del estado de Delaware, informó de que un policía blanco fue imputado y puesto en libertad bajo fianza por haber pateado en la cara a un joven negro hace año y medio.

Lynch asumió como fiscala general cuando el Departamento de Justicia está siendo objeto de un fuerte escrutinio público por los casos de abuso policial.

Casualmente, su juramentación, el 27 de abril, coincidió con el entierro de Gray y los violentos disturbios en Baltimore .

“Hemos visto la pérdida de la vida de un joven, y a un movimiento de protesta pacífica unirse para expresar las preocupaciones de una comunidad”, dijo Lynch, quien es afroestadounidense.

La muerte de Gray ha provocado una “seria erosión de la confianza de la población”, señaló, y mostró decisión dado lo delicado del tema en una de sus primeras presentaciones ante la prensa.

“Nuestra meta es trabajar con la comunidad, los funcionarios públicos y funcionarios de la ley para crear un Baltimore mejor y más fuerte”, afirmó.

“Los desafíos que nosotros y Baltimore enfrentamos no surgieron en un día y el cambio no llegará de un día para otro. Tomará tiempo y un esfuerzo sostenido”, añadió Lynch.

Por su parte, la alcaldesa de Baltimore, Stephanie Rawlings-Blake, dio la bienvenida a esta investigación federal.

“Avanzamos para reparar la fracturada relación entre la policía y la comunidad”, dijo.