2 octubre, 2015
Eric Blake, especialista en la materia, seguía el jueves el paso de Joaquín desde el Centro National de Huracanes, en Miami, Florida. | AFP
Eric Blake, especialista en la materia, seguía el jueves el paso de Joaquín desde el Centro National de Huracanes, en Miami, Florida. | AFP

San Juan (Puerto Rico). EFE. El poderoso huracán Joaquín, fortalecido con vientos máximos sostenidos de 210 km por hora, provocó el jueves inundaciones a su paso por el archipiélago de las Bahamas, que decretó estado de emergencia en el sur.

El primer ministro de Bahamas, Perry Christie, declaró estado de emergencia en varias islas del sur del archipiélago por las fuertes inundaciones causadas a raíz del paso del huracán de categoría 4 y considerado por las autoridades como “extremadamente peligroso”.

Las islas más afectadas son las de Acklins, Crooked Island, Exuma e Inagua, señaló Christie, quien destacó que aún no conocen de muertes.

Christie se defendió de las acusaciones de actuación negligente del Gobierno y la Agencia Nacional del Manejo de Emergencias por parte de la prensa local, debido a la supuesta lentitud en la respuesta a un fenómeno que se conocía iba a llegar a Bahamas con antelación.

“Vamos a observar muy de cerca lo que está ocurriendo y ofreceremos ayuda a esas islas”, dijo el primer ministro bahamés en relación a las declaradas en estado de emergencia.

Afirmó que el Gobierno se vio limitado en sus acciones preventivas al no existir ley que permita la evacuación obligatoria en áreas vulnerables a desastres naturales.

“Tenemos informes de personas que se negaban a salir de sus casas a sugerencia de la Policía”, dijo Christie sobre las consecuencias del paso del huracán por el archipiélago, de una población aproximada de 360.000 personas.

El diario local Tribune242 informó, en su edición digital, de que decenas de residentes en islas del sur del archipiélago permanecen aislados en el interior de sus viviendas por las inundaciones. Las inundaciones en las islas de Acklins, Crooked Island, Long Island y Exuma, ubicadas al sureste del archipiélago, eran visibles a través de fotografías difundidas por la cadena ZNS.

ZNS indicó que el servicio eléctrico estaba interrumpido en Acklins y que las líneas de telefonía por satélite no funcionaban.

La compañía telefónica BTC informó de que el servicio de líneas terrestres y móviles se vio interrumpido en las islas de Exuma, San Salvador y Acklins, debido a cortes en el suministro de electricidad.

El Ministerio de Turismo de Bahamas anunció que estaba pendiente del estado de unos 7.000 turistas –extranjeros y nacionales que se movieron a áreas más seguras–, quienes se alojaban en hoteles del archipiélago.

De esa cifra, 5.500 se encuentran en hoteles en Nassau y la Isla Paraíso y otros 1.500 en hoteles de Gran Bahama.

“Afortunadamente es temporada baja para las islas sureñas. Muchos hoteles han cerrado durante este período para hacer renovaciones y actualizar su oferta antes de abrir para la temporada de invierno”, dijo la directora del departamento, Joy Jibrilu.

Un portavoz de la Agencia Nacional para el Manejo de Emergencias de Gran Bahama, localizada al norte del archipiélago, confirmó vía telefónica que en esa isla se registran, de momento, lluvias ocasionales y vientos.

Stephen Dean, portavoz de la Policía de Bahamas, dijo vía telefónica que “por el momento se desconocen incidentes reportados” en los territorios más afectados, por lo que habrá que esperar para disponer de más información.

La directora ejecutiva adjunta de la Agencia de Manejo de Emergencias y Desastres del Caribe (CDEMA, por sus siglas en inglés) con sede en Barbados, Jan Elizabeth Riley, señaló que hay tres de sus equipos listos para ser activados en caso de que el Gobierno de Bahamas solicite ayuda.

Riley destacó que los equipos también proveerán asistencia a Turcas y Caicos, Haití y Jamaica, territorios que han recibido parte de las lluvias del huracán Joaquín, en caso de que los gobiernos lo soliciten.

Las autoridades locales alertaron a la población de Bahamas ante las fuertes marejadas de hasta tres metros por encima del nivel habitual, con fuertes olas cerca de la costa.

Estas marejadas causadas por el huracán afectarán además a la costa sureste de Estados Unidos en los próximos días.