El ministro del Interior, Mauricio López Bonilla, era uno de los hombres más cercanos al presidente

 21 mayo, 2015
Otto Pérez junto al exministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla
Otto Pérez junto al exministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla

Guatemala

El presidente de Guatemala, Otto Pérez, destituyó este jueves a tres de sus ministros, incluido el del Interior que era considerado su mano derecha, en medio de una crisis por denuncias de corrupción que golpea a su gobierno.

El mandatario anunció el cese de los ministros de Gobernación (Interior), Mauricio López; de Medio Ambiente, Michelle Martínez, y de Energía y Minas, Edwin Rodas. Además, relevó de su cargo al titular de Inteligencia del Estado, el exministro de la Defensa Ulises Anzueto.

El mandatario enfrenta una intensa presión de la sociedad civil que ha salido a las calles a protestar tras revelarse a mediados de abril la existencia de una red de defraudación fiscal en las aduanas, un escándalo que dio origen a la renuncia el 8 de mayo de la vicepresidenta Roxana Baldetti.

El miércoles, un nuevo escándalo de corrupción salió a la luz al ser arrestados el presidente del Banco de Guatemala (Central), Julio Suárez, y el presidente del Seguro Social, el militar Juan de Dios Rodríguez, cercano a Pérez, acusados de un fraude de unos 15 millones de dólares en esta última institución.

El gobernante explicó que desde hace 15 días solicitó la renuncia a los miembros de su gabinete para hacer una evaluación de la situación y determinar la continuidad o no de los funcionarios.

"La decisión final fue hacer el cambio" de estos tres ministros y del titular del servicio de inteligencia del Estado, afirmó Pérez.

Pese a las medidas tomadas, el mandatario rechazó que su gobierno se esté "desmoronando" y ratificó que concluirá su mandato el próximo 14 de enero de 2016, cuando expira su periodo constitucional. Nota actualizada a las 2:35 p. m.

Etiquetado como: