Los pandilleros han asesinado a siete autobuseros desde que pidieron el paro

 29 julio, 2015
La gente en El Salvador usa diferentes medios de transporte para llegar al trabajo en Apopa, E Salvador, este martes 28.
La gente en El Salvador usa diferentes medios de transporte para llegar al trabajo en Apopa, E Salvador, este martes 28.

San Salvador

Las pérdidas económicas del transporte por el paro en el servicio de autobuses, debido a las amenazas de los pandilleros en El Salvador, ascienden a unos $500.000 diarios, afirmó una fuente del sector.

Miles de usuarios están afectados por la suspensión del servicio de transporte colectivo, que comenzó el pasado lunes, en una acción tildada de "boicot" por el Gobierno, que ha responsabilizado a la pandilla Barrio 18.

El presidente de la Asociación de Transportistas de Pasajeros (ATP), Roberto Soriano, dijo este miércoles que el sector de autobuses registra perdidas diarias de unos $500.000.

Las pérdidas totales por el paro para el país "están en torno a los $50 millones", agregó Soriano.

Explicó que los transportistas cobran por jornada trabajada, por lo que, desde el pasado lunes, unos 6.000 conductores no reciben su salario, lo que ocasiona "un problema para muchos miles de personas que conforman esas 6.000 familias".

El presidente de ATP señaló que este miércoles, unas 140 líneas, de las 1.300 que existen en El Salvador, "continúan con el paro, lo que significa que alrededor de 5.000 unidades de transporte están paralizadas".

Este miércoles, tercer día de paro, los usuarios del transporte colectivo se desplazan hacinados en vehículos dispuestos por el Gobierno para movilizarse desde el centro de la capital hasta diversos puntos del área metropolitana.

Decenas de salvadoreños esperan ser trasladados en autobuses que el Gobierno puso a disposición este martes 28 de julio de 2015, en San Salvador, en el segundo día de paro en el transporte colectivo por el asesinato de 6 conductores de autobús.
Decenas de salvadoreños esperan ser trasladados en autobuses que el Gobierno puso a disposición este martes 28 de julio de 2015, en San Salvador, en el segundo día de paro en el transporte colectivo por el asesinato de 6 conductores de autobús.

Soriano destacó que el paro de los últimos días no es una huelga de transportistas "reivindicando algo", sino que se debe a las amenazas y asesinatos de los grupos criminales.

Insistió en que las pandillas utilizan el transporte público para presionar al Ejecutivo, porque "ellos (pandilleros) saben que tocar el transporte es tocar al Gobierno".

"No sabemos si piden algo al Gobierno, algunas concesiones, pero a nosotros no nos han pedido nada, solo hemos recibido amenazas de muerte que están cumpliendo", señaló Soriano.

Las gremiales de transporte y los propios conductores recibieron "numerosas llamadas y mensajes" de parte de las pandillas, con amenazas de muerte y quema de autobuses, por lo que "muchos empleados se vieron obligados a parar", sostuvo.

Etiquetado como: