27 junio, 2015

Austin (EE. UU.) EFE Los juzgados de los estados en los que hasta ayer estaba prohibido el matrimonio homosexual en Estados Unidos viven una oleada de casamientos de parejas del mismo sexo después de la decisión del Tribunal Supremo para legalizarlo en todo el país.

“Georgia está sujeta a las leyes de Estados Unidos, y las cumpliremos”, dijo el gobernador republicano, Nathan Deal.

Georgia es uno de los 13 estados que no permitía matrimonios homosexuales junto con Arkansas, Kentucky, Luisiana, Texas, Dakota del Norte y del Sur, Misuri, Ohio, Misisipi, Míchigan, Nebraska y Tenesí.

Allí, en Georgia, el primer matrimonio homosexual, formado por las afroamericanas Emma Foulkes y Petrina Bloodworth, se ofició minutos antes del mediodía en los juzgados de la ciudad de Atlanta.

Más o menos a la misma hora, Jimmie Beall y Mindy Ross, se convertían en la primera pareja del mismo sexo legalmente casada en el estado de Ohio.

Michael Crow y Robert Woodcock se casaron en Texas. | AP
Michael Crow y Robert Woodcock se casaron en Texas. | AP

En Texas, uno de los estados más conservadores del país y que más se ha opuesto al matrimonio homosexual, decenas de parejas del mismo sexo hacían fila en los juzgados de Austin, Dallas, San Antonio y Houston en busca de una licencia.

Jack Evans y George Harris, ambos octogenarios y juntos desde hace 55 años, se convirtieron en la primera pareja homosexual casada en Dallas.

En el 2005, 76,25% de los texanos votaron en un referendo en contra de este tipo de uniones.

El gobernador, el republicano Greg Abbott, criticó al Tribunal Supremo por haber abandonado “su papel de árbitro imparcial” y que sus jueces “hayan impuesto a todo el país” su punto de vista.

A diferencia de la mayoría de estados, en Misisipí, el procurador Jim Hood dijo que los matrimonios gais “no pueden realizarse aún” en ese estado.

Etiquetado como: