La facción más conservadora de los republicanos se opuso al proyecto

 24 marzo

Washington

En un humillante revés, el presidente Donald Trump y los líderes republicanos retiraron este viernes de la Cámara de Representantes su iniciativa de ley para revocar la reforma sanitaria, una vez que se volvió evidente que la medida fracasaría rotundamente, luego de siete años ininterrumpidos de expresarse en contra de la ley.

Los demócratas afirmaron que los estadounidenses pueden "respirar con alivio". Mientras, Trump dijo que la ley actual se derrumba y "explotará pronto".

Los republicanos tienen 237 bancas de un total de 435 y precisaban de 216 votos para hacer aprobar su propuesta y sepultar el actual modelo de seguros de salud, el cual es conocido como Obamacare.

Sin embargo, la oposición del ala ultraconservadora en la bancada republicana se tornó insuperable, y los visibles esfuerzos de la Casa Blanca para hallar una solución fueron insuficientes.

El presidente de la Cámara de Representantes (Cámara Baja) del Congreso, Paul Ryan, manifestó que la ley de seguros médicos, la máxima prioridad en el gobierno de Trump, seguirá vigente en "el futuro previsible".

"Vamos a vivir con Obamacare durante un tiempo", afirmó el legislador.

Fue una sorprendente derrota para el nuevo mandatario luego de que les exigió a los representantes republicanos que votaran ayer la medida, fuera o no aprobada.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump, el vicepresidente Mike Pence (der.) y el secretario de Salud y Servicios Humanos Tom Price (izq.), se reunieron este viernes en la Casa Blanca en Washington.
El presidente de Estados Unidos Donald Trump, el vicepresidente Mike Pence (der.) y el secretario de Salud y Servicios Humanos Tom Price (izq.), se reunieron este viernes en la Casa Blanca en Washington.

El presidente perdió en su apuesta. En su lugar, Trump, quien durante su campaña se jactó de ser un experto en lograr acuerdos y aseguró que podía arreglar el sistema nacional de seguros de salud sin ayuda, vio cómo los republicanos rechazaron su amenaza y dejaron claro que rinden cuentas a los votantes que los eligieron y no al mandatario.

"Nunca dije que la revocaría y reemplazaría en 64 días", aseguró un abatido pero aún combativo Trump en la Casa Blanca, aunque durante su campaña presidencial gritó en repetidas ocasiones que la legislación sería derogada desde el primer día de su mandato.

.
.

La iniciativa fue retirada minutos antes de que comenzara la votación en la Cámara de Representantes, y un legislador aseveró que no había planes de retomar el tema.

Ante este escenario, el mandatario indicó que la Casa Blanca deberá concentrarse ahora en otra promesa formulada en la campaña electoral: la reforma del sistema de impuestos.

La ley de Obama fue aprobada en el 2010 sin el voto de los republicanos.

Apoyo en pie

A pesar de los reportes de que funcionarios del Gobierno han criticado a Ryan, Trump declaró: "Me simpatiza el presidente Ryan. Creo que Paul trabajó muy duro".

Por su parte, el legislador expresó a la prensa: "Hoy nos acercamos mucho, pero no lo suficiente. Es un día decepcionante".

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, llegó este viernes a una reunión privada con los republicanos en el Capitolio, en Washington.
El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, llegó este viernes a una reunión privada con los republicanos en el Capitolio, en Washington.

Para el presidente, la enorme y temprana derrota se suma a las continuas indagaciones sobre las conexiones de su campaña presidencial con Rusia y sus acusaciones sin fundamento de que Obama intervino sus comunicaciones.

Legislación provocadora

La Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (Obamacare) fue promulgada en marzo del 2010. La medida se creó con el objetivo de reducir la cifra de ciudadanos sin asistencia sanitaria y disminuir los gastos en materia de salud.

El desmantelamiento y sustitución del modelo Obamacare fue una de las más insistentes promesas de campaña de Trump, que siempre calificó el sistema de "verdadero desastre".

La reforma impulsada por la Casa Blanca buscaba restituir parte del sistema que regía antes del Obamacare (con seguros de salud básicamente sin regulación), pero mantenía algunas partes consideradas clave, como la cobertura de enfermedades preexistentes a la firma de los contratos de seguro.

Aun así, una comisión del Congreso que se encarga de estadísticas señaló el mes pasado que el proyecto presentado por Trump dejaría, en el corto plazo, a al menos 14 millones de personas sin cobertura médica, cifra que podría aumentar a más de 20 millones en pocos años, indicaron los expertos.

Etiquetado como: