20 abril, 2016
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, camina y conversa con el rey Salman, de Arabia Saudí, en el Palacio Erga, en Riyadh.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, camina y conversa con el rey Salman, de Arabia Saudí, en el Palacio Erga, en Riyadh.

Riad, Arabia Saudí

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aterrizó este miércoles en Riad para reunirse con el rey Salman y otros gobernantes de la región del Golfo Pérsico.

La visita se produce en un momento tenso de las relaciones bilaterales ya que los saudíes se oponen a la mejora de relaciones de Washington con Irán y ven con escepticismo su política hacia Siria.

Al arribar en el avión presidencial al Aeropuerto Internacional Rey Jalid, Obama nofue recibido en la alfombra roja por el monarca sino por el príncipe Faisal bin Bandar bin Abdulaziz al-Saud, gobernador de Riad. La televisión estatal saudí no transmitió en forma directa el arribo sino que mostró al rey Salman cuando recibía a los funcionarios que arribaban a la cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo.

Obama se reunía luego con el rey Salman en el Palacio Erga de Riad, previó al inicio de la cumbre del CCG. Preveía pasar poco más de 24 horas en la capital saudí antes de viajar a Londres y a Hannover, Alemania.

La cumbre regional incluye a Arabia Saudí, Emiratos Arabes Unidos, Katar, Kuwait, Omán y Bahréin. Según la Casa Blanca, la agenda incluirá la lucha contra el grupo Estado Islámico y al-Qaeda, así como la situación de Irán. También se prevén conversaciones sobre la campaña militar dirigida por Riad contra los rebeldes chiítas y sus aliados en Yemen.

Funcionarios estadounidenses han expresado la esperanza de que la reunión aproveche los logros de la cumbre del año pasado en Camp David, aunque reconocen que persisten diferencias entre Washington y Riad.