La situación, que se presentó en enero anterior, le costó la vida a un estadounidense y un italiano

 23 abril, 2015
El operativo tenía como objetivo un complejo de al-Qaeda y no había razón para pensar que alguno de los rehenes estaba presente
El operativo tenía como objetivo un complejo de al-Qaeda y no había razón para pensar que alguno de los rehenes estaba presente

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dijo este jueves que asume "toda la responsabilidad" por la operación antiterrorista contra al-Qaeda en la que perdieron la vida dos rehenes, uno estadounidense y el otro italiano.

Los hechos se presentaron en enero anterior en una operación antiterroristas en una región fronteriza entre Afganistán y Pakistán

Las víctimas fueron identificadas como el estadounidense Warren Weinstein, retenido por al-Qaeda en 2011 y el italiano Giovanni Lo Porto, rehén desde 2012.

El operativo tenía como objetivo un complejo de al-Qaeda y no había razón para pensar que alguno de los rehenes estaba presente, dijo la presidencia.

La Casa Blanca cree además que otros dos ciudadanos murieron hace poco en un operativo antiterrorista en la misma región. Uno de ellos es Ahmed Farouq, un estadounidense que de acuerdo con la Casa Blanca era un líder de al-Queda. Las autoridades también han concluido que Adam Gadahn, un estadounidense que era portavoz de la red terrorista en la región, murió en una operación en enero.

La presidencia dijo que Farouq y Gadhan no eran un blanco específico de las operaciones y Estados Unidos tampoco tenía información indicando que ellos estuvieran en esos lugares.

Etiquetado como: